Tutela ordena revisión médica a presos de estación Candelaria

Una acción de tutela fallada a favor de un preso enfermo les ordenó a la Policía, la Alcaldía de Medellín, al Instituto Nacional Penitenciario (Inpec) y a la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (Uspec) darle una inmediata atención médica al interno y sus otros 278 compañeros de prisión, así como higienizar cada 15 días los calabozos.

La decisión fue tomada por el Juzgado Octavo Penal del Circuito de Medellín, que falló una tutela, interpuesta a través de la Defensoría del Pueblo, a favor de un hombre que se encuentra detenido allí desde el pasado 25 de febrero y padece de un prolapso rectal.
En consecuencia, a la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (Uspec) se le ordenó que inicie las actuaciones pertinentes, a través de la EPS que tenga contratada para prestar los servicios de salud a las personas privadas de la libertad y que en el término de 48 horas a partir de la notificación se le brinde al preso una atención oportuna y efectiva.

Los calabozos de la estación La Candelaria son de paso y no prisiones para sindicados y condenados / Foto: Archivo.

Al Instituto Nacional Penitenciario (Inpec), a la Alcaldía de Medellín y la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, se les ordenó que en el término de 48 horas, coordinen y realicen brigadas de salud e higiene, las que se tendrán que llevar a cabo cada 15 días para toda la población privada de la libertad en la estación de Policía la Candelaria. Además, allí, los detenidos tendrán que ser valorados por medicina general y suministrarles los medicamentos, así como los elementos y servicios que prescriba el profesional de la salud.

El subcomandante de la Policía Metropolitana, coronel Ómar Rodríguez, dijo que acatarán la sentencia e iniciaron las coordinaciones pertinentes con la Secretaría de Salud de Medellín y las instancias competentes para continuar las actividades de desinfección en los sitios donde hay detenidos en las 24 estaciones de Policía.

En Santander

De otra parte, familiares de los 91 detenidos en la estación de Policía Santander, en el noroccidente de Medellín, dijeron que el hacinamiento allí es tal que los presos tienen que dormir en hamacas o en el suelo porque no les dejan entrar colchonetas desde la fuga de 16 reos, entre ellos el cabecilla de la banda ‘la Raya’, alias ‘Mono Pepe’.

En esta casa están ubicados los calabozos de la estación Santander que solo tienen un baño. /Foto: Archivo.