Los presuntos homicidas del taxista de Calasanz cayeron por un celular

El de la izquierda es Didier Esneider Romero Rivas y el de la derecha Carlos Antonio Palacios Mosquera. /Foto: Cortesía.

Por presuntamente ser los autores del asesinato del taxista Nelson Enrique Villegas Muñoz, el Juzgado 25 Penal Municipal de Medellín, con funciones de control de garantías, impuso medida de aseguramiento en centro carcelario en contra de Carlos Antonio Palacios Mosquera y Didier Esneider Romero Rivas.

Los hechos que tienen en serios problemas con la justicia a estos 2 jóvenes de 18 y 21 años de edad, respectivamente, sucedieron el pasado 9 de abril en la parte alta del sector de Calasanz.

Lea también: Por homicidio de taxista esta madrugada en Calasanz, hay 2 capturados

Esa madrugada, un habitante del sector llamó a la Policía Nacional manifestando que 2 hombres de tez morena y con manchas en su ropa, al parecer de sangre, lo habían engañado para que abriera la puerta de su casa. En vista de la negativa, los sujetos intentaron ingresar, pero los vecinos lo evitaron, por lo que se tuvieron que ir.

Momentos después, las autoridades acudieron al lugar y hallaron en las inmediaciones del sitio un taxi mal parqueado. Cuando se acercaron a observar, encontraron el cuerpo de Villegas Muñoz, de 43 años de edad, con múltiples heridas de arma blanca.

Este era el vehículo que manejaba la víctima. /Foto: Cortesía.

En los momentos posteriores al asesinato y “en desarrollo de las labores investigativas, uno de los policías judiciales llamó al celular de propiedad del taxista, y le contestó otro uniformado quien le indicó que ese teléfono móvil se lo habían incautado a Didier Esneider Romero Rivas y Carlos Antonio Palacios Mosquera, capturados momentos previos por el delito de hurto”, reveló la Fiscalía.

Y es que los sospechosos habían sido capturados gracias a la activación de las alarmas de seguridad de una empresa ubicada en el barrio Calasanz. Presuntamente Romero Rivas y Palacios Mosquera habían entrado por una ventana para llevarse 2 computadores.

Los sospechosos fueron presentados en estrados judiciales para las audiencias preliminares. Durante la diligencia procesal, la Fiscalía les imputó los delitos de homicidio agravado y hurto calificado y agravado. Ninguno aceptó su responsabilidad.