Hace 50 años, los Arboleda venden papas rellenas en Belén

Esta es la historia de la familia Arboleda, quienes están detrás de unas tradicionales papas rellenas que venden en Belén.

Papas rellenas en Belén.
De izquierda a derecha: Luz Ángela Arboleda, de 64 años; don Luis Rosendo Arboleda, de 92 años; y Sandra Flórez Arboleda. /FOTOS: WENDY RESTREPO

Hace 50 años don Luis Rosendo Arboleda se vino a vivir a Medellín con su esposa y sus dos hijas, en busca de mejores oportunidades… Con ellos se trajeron un pedacito de Salgar, su pueblo natal. Llegaron al barrio Belén San Bernardo y aún recuerdan que por $ 94.000 compraron el terreno donde levantaron su casa y una tienda.

50 años después, llegar donde los Arboleda en la calle 25 # 72-12 sigue siendo como visitar una tienda de pueblo. No tienen tanto surtido, porque ellos se enfocan principalmente en vender comida hecha en casa. La esposa de don Rosendo, que en paz descanse, le heredó a sus hijas el secreto para hacer unos buenos fritos y al día de hoy, de eso siguen viviendo.

Lea también: Tremendo lío: Por estos delitos demandaron a Paola Jara

Luz Ángela Arboleda, de 64 años, es la que mantiene la tradición. Todos los días se levanta muy madrugado, para estar al frente del fogón a las 5:00 a.m. y empezar a hacer todo lo que son empanadas, arepas, tortas de carne, pasteles de pollo y el producto más ganador: las papas rellenas.

“Cuando llegamos acá la tienda era más poderosa porque no había competencia, vendíamos los fritos y mi mamá también nos enseñó a hacer tamales, pero con el tiempo todo va cambiando y lo único que no ha cambiado son los fritos, porque la gente los pide. Hará unos 2 meses que vino un señor y me dijo que todo lo que hacemos es delicioso, por la sencilla razón de heredar la sazón de generación en generación”, nos contó Luz en la visita que Q’HUBO les hizo.

Los truquitos de las papas rellenas

Así las cosas, la tercera generación para mantener los fritos de los Arboleda es la hija de Luz Ángela, Sandra Flórez Arboleda, de 40 años. Pero ella no tiene reparos en admitir que no está lista: “A mi mamá una vez la operaron y no podía trabajar, entonces se sentaba en la cocina al lado mío diciéndome cómo hacer todo, pero la gente me decía que las papas estaban como raras y no eran lo mismo”, nos contó entre risas.

Luz Ángela tiene truquitos para hacer la papa rellena ganadora. Ella dice que la cocción de las papas es a un término medio para que se deje armar y no se desbarate. Tampoco le gusta la tacañería y por eso ni con el alza de la carne de res dejó de echarle buena carnita. También hace una colada especial para bañar la papa y que la fritura quede crujiente.

Antecedente: ¡Qué nivel! Rellenan arepas de chócolo con queso

Además, en esta tienda siguen ofreciendo el desayuno como a la antigua. Allá no le venden un paquete de arepas, sino que perfectamente puede encontrar una telita con mantequilla, hecha de puro maíz, a $ 800. También venden aguapanela y la sirven en taza.

“Las empanadas y las papas traen carne y son tostaditas. El pastel de pollo no es con suerte, es con pollo y si alguien come fritos somos nosotros los taxistas”.

Jaime Flórez, taxista.

Por su parte, don Luis sigue supervisando sentado, porque ya tiene 92 años y aunque está muy entero, ahora lo que él disfruta es ver a la gente deleitada con las delicias de su familia, por eso les mandó a decir: “Espero que vengan por acá a comer las papas y se antojen”.

Los Arboleda todos los días compran el Q’HUBO para que la gente que llegue a desayunar lo lea. Eso sí, siempre lo marcan para que no se lo lleven.