Ewan prendió la moto y rozó las vallas, pero su premio fue levantar las manos en la línea de meta

Caleb Ewan al cruzar la meta de la tercera etapa. /FOTO: EFE.

Préstele mucha atención al siguiente video para que vea qué es ponerle turbo a una bicicleta…

 

El protagonista de semejante esprint fue el australiano Caleb Ewan (Lotto Soudal), que le sirvió para ganar la tercera etapa del Tour de Francia, de 198 kilómetros entre Niza y Sisteron. El local Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) mantuvo el maillot amarillo de líder, mientras que los colombianos Egan Bernal (Ineos), Sergio Andrés Higuita (Education First) y Esteban Chaves (Mitchelton) siguen metidos entre los 10 primeros. 

El oceánico se impuso frente al irlandés Sam Bennett (Deceuninck-Quickstep), en un acción muy osada que, de haber salido mal, pudo haber causado un fuerte accidente porque la llegada de ciclistas fue masiva.

“He rozado las vallas”, aseguró Caleb Ewan. Los 168 centímetros del ciclista australiano del Lotto bordearon la catástrofe y a punto estuvieron de acabar en drama en el asfalto de Sisteron, una ciudadela donde acabó alzando su cuarta victoria en el Tour.

“He tenido suerte”, agregaba el menudo ciclista que defiende el maillot de la lotería belga, que esta vez se alienó con la fortuna, pero que tuvo que arriesgar para demostrar que, ahora mismo, es el más fuerte entre los velocistas.

Su esprint, en zigzag entre rivales que habían partido mejor colocados, se produjo en medio de la conmoción que sigue embargando al pelotón tras la dura caída sufrida en el Tour de Polonia por el holandés Fabio Jakobsen, empujado por su compatriota Dylan Groenewegen, que lo tuvo en coma algunos días.

 

“Nadie quiere herir a nadie, pero en el esprint hay riesgos. Yo no correré nunca el riesgo de enviar a nadie contra las vallas. Hoy he pasado cerca, pero había espacio suficiente para pasar”.

Caleb Ewan.

Entre el drama y la obra maestra a menudo hay poco margen y el esprint de Ewan en Sisteron cayó del lado bueno.

“He tenido que recuperarme para coger una rueda que me convenía. Era arriesgado, pero había que intentarlo, porque peor era quedarme encerrado. Cuando he podido salir, tenía buenas piernas”, indicó.

A 70 km por hora

Los datos son impresionantes. Ewan llegó a poner su bicicleta casi a 70 kilómetros por hora y en los últimos 500 metros la velocidad media fue de más de 60.

El cohete a pleno rendimiento fue eliminando rivales. Primero el holandés Ces Bol, luego el eslovaco Peter Sagan y el italiano Giacomo Nizzolo. Rodear al imponente irlandés Sam Bennett fue lo más difícil, pero el viento en contra jugó al lado de la menuda figura del australiano, que acabó ganando con soltura.

El esprinter australiano se perfila, además, como el gran favorito para las llegadas agrupadas de la edición, algo que ya hizo el año pasado, cuando acabó con 3 triunfos. En 2 Tour ya tiene 4.

En el Tour más montañoso de los últimos años, el libro de ruta todavía conserva alguna otra oportunidad que, sobre el papel, puede caer del lado de los llegadores. Y Ewan está al acecho.

El defensor del título, Egan Bernal, ha dosificado energías para las etapas muy cruciales. /FOTO: AFP.

“Mi objetivo es sumar alguna victoria más. Ningún otro”, señala cuando le hablan del maillot verde de la regularidad, que recuperó el eslovaco Peter Sagan, quien ya lo ha vestido 7 veces en los Campos Elíseos de París.
Por ahora, Ewan no piensa en ella, pero si las victorias siguen cayendo de su lado, puede que cambie de idea. “Si gano más etapas, ya veremos”.

Clasificación de la etapa

Clasificación general

Con información de EFE.