En Bello la situación está cada vez más macabra; esta vez hallaron otro cadáver descuartizado

/FOTO: CORTESÍA.

No paran los hechos de violencia en Bello, que en los últimos días han tenido tintes de atrocidad. En la mañana de este jueves, 30 de abril, fue hallado el cuerpo descuartizado de un hombre en la carrera 60 con calle 62, en el barrio Buenos Aires.

El cadáver estaba repartido en 4 bolsas, que al parecer dejaron abandonadas en la madrugada de hoy en vía pública de este sector. La identidad de la víctima no fue establecida por los peritos forenses que realizaron la inspección técnica al lugar del crimen. Se calcula que tenía entre 30 y 35 años de edad.

Este sería otro hecho ligado a la disputa a sangre y fuego que mantienen bandas delincuenciales de Bello como Pachelly, el Mesa y Niquía Camacol. En la mañana de este jueves la Policía Metropolitana y las autoridades bellanitas van a presentar un cartel actualizado de los delincuentes más buscados de esa localidad, quienes estarían detrás de esta racha violenta.

Lea también: Hasta 50 millones de pesos para quienes delaten a homicidas en Bello.

Una semana macabra

Con el caso de esta mañana ya son 50 las personas que han sido ultimadas en la localidad del norte del Valle de Aburrá en lo corrido de 2020. 10 de esos crímenes (9 hombres y 1 mujer), es decir el 20 %, han sido cometidos desde el pasado viernes 24 de abril.

El miércoles se registró un caso de triple homicidio, cuando la Policía sorprendió a varios delincuentes que se movilizaban en un carro particular marca Kia y en 2 motos por el barrio Villas del Sol. Hubo persecución y el automotor terminó estrellado. Adentro las autoridades hallaron los cadáveres baleados de 2 hombres y 1 mujer. Dos presuntos asesinos fueron capturados.

A la derecha se ve el vehículo en el que transportaban los 3 cadáveres. /FOTO: CARLOS VELÁSQUEZ.

Otro de los asesinatos con tintes macabros registrado en los últimos días sucedió el martes. En inmediaciones de la Universidad Uniminuto abandonaron el cuerpo desmembrado de un joven de 20 años, que posteriormente fue identificado como Yulian Alexánder Londoño Grisales. El cuerpo estaba en una cañada empacado en varias bolsas de basura y en 2 maletas negras.