Duro tropiezo de una de las vacunas que prometía estar lista pronto: hubo una reacción adversa en un voluntario

/ FOTO: COLPRENSA.

Con el fin de revisar una reacción adversa que se presentó en un voluntario, la farmacéutica AstraZeneca y el Instituto Jenneer, de la Universidad Oxford, Inglaterra, pausaron la fase 3 de la vacuna contra el coronavirus que están desarrollando.

AtraZeneca y la Universidad de Oxford habían anunciado que esperaban que la vacuna estuviera lista para el primer semestre de 2021, pero no han informado si esta pausa afectará este cronograma.

Esta complicación se presentó en un voluntario inglés, que tras ser vacunado tuvo una fuerte reacción adversa, que preocupa a los investigadores.

/FOTODRAMATIZADO: CARLOS VELÁSQUEZ.

En un comunicado el laboratorio dijo que “como parte de las pruebas aleatorias y controladas de la vacuna contra el coronavirus, nuestro proceso de revisión estándar realizará una pausa para permitir la revisión de la información”.

Agregó la publicación que esta es una acción rutinaria que debe realizarse cuando en el desarrollo de las pruebas, suceda algo sin explicación potencial: “Esto asegura que se mantenga la integridad y exactitud de las pruebas”.

La cadena CNN explicó que, según la Organización Panamericana de la Salud, OPS, esta vacuna ya superó la fase 1, en la que estuvo en etapa experimental en un pequeño número de personas, menos de 100 adultos, y la fase 2, en la que la que esta ya fue considerada segura en la fase 1, por lo cual se testea en un grupo más grande, generalmente entre 200 y 500 personas.

La fase 3 tiene como objetivo evaluar de forma más completa la seguridad y la eficacia, por lo cual la prueba de la vacuna puede incluir de cientos a miles de personas en un país o varios.

Por lo general, la fase 3 es el paso anterior a la aprobación de una vacuna.

Datos de la Organización Mundial de la Salud indican que actualmente hay al menos 25 vacunas contra el Covid-19 en ensayos clínicos. Otras 139 candidatas siguen aún en fases preclínicas.

Este proyecto de la Universidad de Oxford se está desarrollando con el apoyo de otras farmacéuticas, además de AstraZeneca, como BioNTech GlaxoSmithKline, Johnson & Johnson, Merck, Moderna, Novavax, Pfizer y Sanofi, las que se comprometieron a no buscar una aprobación gubernamental prematura para ninguna vacuna contra el coronavirus y a esperar hasta tener datos adecuados que muestren que funciona de manera segura.

Con esta vacuna ya se hacen ensayos en Estados Unidos, Reino Unido, Brasil y Sudáfrica.

En agosto Argentina y México anunciaron que producirían esta vacuna y la distribuirían en América Latina.