Árbitro argentino recuerda amenazas de Pablo Escobar en la Copa Libertadores del 89

El exárbitro Carlos Espósito volvió a poner sobre la mesa el nombre de Pablo Escobar y su relación con el fútbol en los años 80 y 90.

En una entrevista con el programa ‘Un buen momento’, de Radio La Red, el argentino relató que recibió amenazas cuando iba a asistir al partido entre Atlético Nacional y Danubio, de Uruguay, por la Copa Libertadores de 1989.

El juego era el correspondiente a la vuelta de las semifinales de la Libertadores. Según contó, en el aeropuerto de Medellín fue esperado por otro árbitro colombiano de apellido Sierra. “Llegamos a Medellín, nos subieron a un carro para llevarnos al hotel y, durante el trayecto, las personas con las que estaban nos hablaron de los lugares donde habían tirado los cuerpos de árbitros que habían asesinado por no acceder a sobornos”, narró.

 

Y contó cómo se dio la amenaza directa. “A mi cuarto en el hotel se metieron Popeye y otros matones más, todos portando ametralladoras. Nos pusieron una maleta con 250.000 dólares, pero la rechazamos. Entonces, se fueron y nos dijeron: ‘Ustedes ya saben lo que tienen que hacer’”.

Espósito dijo que durante su estadía, fueron vigilados por “mafiosos” 24 horas, para intimidarlos. “Fue muy difícil, no dormimos nunca. También nos tocó cambiar nuestro vuelo de regreso, para salir de Medellín para Bogotá la misma noche del partido”, señaló.

Para su alivio, Atlético Nacional ganó sin mayores complicaciones y se impuso 6-0. Posteriormente el club verdolaga se coronó campeón al imponerse en penaltis sobre Olimpia de Paraguay.

Ante estas declaraciones, Pablo Escobar se convirtió este viernes en tendencia en Twitter. Mientras para algunos no hay sorpresa, pues siempre se ha conocido del vínculo del narcotráfico en el fútbol de aquella época, otros insisten en que no es cierto.

 

Su argumento para negar tales acusaciones se basan en que Escobar era hincha de Independiente Medellín y no de Atlético Nacional. Sin embargo, es de tener en cuenta que el DIM no estaba en la disputa de la Libertadores en aquel momento, que el conjunto verde era la representación paisa y de Colombia en el certamen continental, y que varios de sus socios sí eran hinchas.