Tensión en el Rojo por protestas a la vista

/ FOTO: CAPTURA DE VIDEO.

De la nómina titular que ganó la Copa Colombia del año pasado, a Medellín solo le quedan 2 jugadores referentes: Jesús Murillo y Andrés Cadavid. Se fueron los ídolos David González y Germán Cano, y por diferentes circunstancias (no en todos los casos por culpa de la dirigencia) se marchó más de una decena.

EN VIDEO: A la sede del DIM enviaron un corazón de cerdo “para que sientan el equipo como la hinchada lo siente”

No los reemplazaron de la manera adecuada, y con la reciente partida de Andrés Ricaurte la hinchada explotó en las redes sociales, la única forma de protestar en esta época.

Lea también: Sin tapujos, con recuerdos, alegrías y desapegos tricolores Ricaurte se despidió de Medellín.

Sin embargo, el pasado viernes se presentó una compleja situación en la sede administrativa del Equipo del Pueblo en el Hotel Dann Carlton de El Poblado, a donde acudieron unos 40 integrantes de la barra popular Rexixtenxia Norte. Indicaron ser los líderes y dejaron un mensaje: “Hoy es un precedente, podemos ser 7000 y luego 40.000”.

Desde el club afirmaron que el presidente Jairo Vélez “convocó el pasado jueves a los líderes de las barras más representativas”, con quienes “se sostiene contacto permanente”, y que las conversaciones “se realizaron bajo un marco propositivo y de cordialidad, a pesar de las diferencias conceptuales”.

Y añadieron que con la barra más numerosa “el espacio asignado no cumplió con las expectativas de sus representantes, razón que los motivó a retirarse del ejercicio y por el cual el club decidió convocar una nueva reunión que tendría lugar el sábado 15 de agosto. En ella no fue posible contar con su participación”.

La barra organizada La Del Centenario, que se ubica en la tribuna oriental, también les habló a los directivos, pero no hablaron de protestas. Pidieron “claridad, planificación, objetivos” y un “parte oficial sobre la posible venta o democratización del club”.

Los barristas afirmaron que solo les dieron “30 minutos y no fueron capaces de escucharnos”. Expresaron en un video su malestar por las charlas a las que año tras año son invitados con las directivas e hicieron la convocatoria para una caravana al hotel, programada para mañana.

En el comunicado oficial, el DIM dejó claro que abrió sus puertas para “sostener una nueva conversación amable, abierta y bajo los principios del respeto, el próximo jueves 20 de agosto”.

Las redes sociales del club evidencian que gran parte de la afición pide al unísono una venta del equipo por parte del máximo accionista, Raúl Giraldo, el hombre señalado.

Mientras tanto, los hinchas siguen convocando a concentraciones y caravanas como las de este martes, donde manifestaron sus peticiones e inconformidades.