No se emocione con su tarjeta de crédito, pero sáquele el mayor provecho

Por estos días nos toca perderle el miedo a las tarjetas de crédito, ya que son la principal salida ante un momento de emergencia económica, pero eso sí, tenga muy presente que no se puede desbordar ni mucho menos usarla para todo lo que se le ocurra, porque a pesar de que las entidades financieras han ofrecido gabelas para el pago de sus cuotas, puede terminar ahorcado de deudas por no saberla manejar bien.

Por eso, basados en las recomendaciones de varios portales económicos, les contamos cuáles son los usos más adecuados de este plástico.

  • Primero tenga en cuenta que las tarjetas de crédito derivan de intereses altos para las entidades financieras. No se deje llevar solamente por el cupo que le ofrecen sino por las tasas que manejan estas tarjetas.
  • Pregunte también por las cuotas de manejo. Hay entidades financieras que eximen a sus clientes de dicha cuota durante un lapso determinado.
  • Antes de acceder a una tarjeta de crédito sea sincero y pregúntese si usted puede pagar la obligación cuando adquiera la deuda. Para ello no haga cuentas a la ligera, una compra de $ 1.000.000, diferido a 10 meses, no es para pagar $ 100.000, ya que debe sumar intereses, cuotas de manejo y hasta pólizas que van en la letra pequeña, para que también pregunte por ellas.
  • No se deje llevar por marcas, ya que hay tarjetas de crédito soportadas por marcas de reconocidos almacenes que pueden tener tasas de interés más altas que los propios bancos.
  • Tenga muy presente la fecha de corte de su tarjeta de crédito y la fecha a pagar sus cuotas. Verifique que no se le junte ese pago con otras obligaciones.
  • No se desboque usando el plástico en todo lo que se le cruza. Úselo para lo que realmente lo necesite. Si es una compra urgente y no cuenta con el efectivo a la mano, tenga en cuenta el tiempo en que va a diferir las cuotas.
  • Comprenda que a más plazo las cuotas le pueden parecer más bajas, pero a la vez los intereses serán mayores.
  • Pilas con dejarse llevar por la emoción con los avances. Aunque es un dinero disponible de inmediato la tasa de interés de estos es mayor que la de consumos a la hora de comprar productos o servicios con su tarjeta de crédito.