Llorar, una obligación con ‘Milagro en la celda 7’

Por supuesto, la idea no es hacer ningún tipo de spoiler, pero si usted no se ha visto ‘Milagro en la celda 7’ se está perdiendo de una conmovedora historia que difícilmente no le hará derramar unas cuantas lágrimas.

La cinta es una adaptación de la película de Corea del Sur que se estrenó en el 2013 con el mismo nombre y fue una de las más taquilleras del país asiático.

Pues desde finales de marzo está disponible en Netflix, plataforma en la que ya es tendencia y se encuentra en el top 10 junto a producciones como ‘El hoyo’, ´La cabaña’ y ‘Pandemia’.

Imposible no llorar

La historia es tan emotiva, que hasta el más fuerte y rudo, hasta ese que dice que no le gusta llorar, termina, por lo menos, con el ojo aguado, ¿por qué?

Sencillo, reúne a una niña tierna, dulce y entregada a su papá, a un padre con una discapacidad cognitiva que, a pesar de que en su actuar es también un niño, protege y ama a su hija; y a una abuela protectora que puede hacer sentir identificado a cualquiera.

“Lloré de principio a fin. Es la mejor de todas…”, “Me la lloré completa”, “¡Qué peli más linda! Es inevitable no emocionarse” y “Yo me deshidraté tantooo” fueron algunos de los comentarios en el perfil de Instagram (milagro_enlacelda7_official) de quienes la vieron.

Entonces, para desahogar el alma, para sentirse más humano o hasta para retar sus propias emociones, véala, por algo nadie se la quiere perder.