Se retiró del fútbol y sigue siendo una máquina

Generalmente cuando un futbolista se retira de la competencia profesional deja de lado ese entrenamiento constante y agresivo que soportó durante años. Aparece la barriga, desaparece la velocidad, y con ella se van también los pronunciados músculos que tanto trabajaron.

Pero esa no fue la imagen que quiso proyectar el brasileño Ze Roberto, quien increíblemente con 45 años de edad todavía pareciera tener forma para saltar al campo de juego. Incluso, se ve más acuerpado que en sus años en las canchas.

“El día en que creas haber alcanzado todo tu potencial, no lo creas, pues puedes ir más lejos… La única persona con la que debes competir para ser mejor, es con la persona que eras ayer”, explicó el crack brasileño.

“No tengo vicios. No bebo bebidas alcohólicas, no fumo, me alimento muy bien, duermo bien”, añadió José Roberto da Silva Junior (su nombre de pila).

El talentoso e histórico volante, que supo destacarse por los costados en funciones ofensivas y defensivas, sorprendió con las últimas publicaciones que ha hecho en sus redes sociales (@zr11), mientras pasa la cuarentena. Se retiró en 2017 con el Palmeiras, y se fue con la cabeza en alto, pudiendo dar más, pero cediendo el lugar a los nuevos jugadores.

El nacido en Ipiranga debutó en el fútbol con el Portuguesa en 1994. En apenas 2 años se dio su traspaso al Real Madrid. Volvió al Flamengo y rápidamente emigró de nuevo al Viejo Continente. Pasó por el Leverkusen y registró 2 etapas (lo mejor de su carrera) en el poderoso Bayern Múnich. Hamburgo (ALE), Santos, Al-Gharafa (CAT) y Gremio fueron sus otros clubes. Se retiró con el Verdao en 2017.

Ze Roberto fue un hombre de selección. Jugó por primera vez con la Canarinha en 1995, participó en el Mundial de 1998 y regresó para el de 2006. Fue parte de recordados equipos brasileños, como este.