Presunto asesino de niña de 2 años en Bello ya duerme en la cárcel

Él es Juan Pablo Giraldo Cardona. /FOTO: POLICÍA METROPOLITANA DEL VALLE DE ABURRÁ.

Detrás de los fríos barrotes de una celda carcelaria ya se encuentra Juan Pablo Giraldo Cardona, conocido en el mundo del hampa con los remoquetes de Tara o Bananas. Este hombre es investigado por el homicidio de Emely Romero Salazar, de apenas 2 años de edad, y 2 tentativas de homicidio.

Los hechos que tienen en líos ocurrieron el 27 de noviembre de 2016, en inmediaciones del centro comercial Puerta del Norte, en Bello. De acuerdo a información suministrada por la Fiscalía, esa tarde un grupo de personas retiraron dinero de una entidad bancaria, realizaron algunas compras y luego se dirigieron a un restaurante ubicado en a las afueras del centro comercial.

Varios delincuentes pertenecientes a la estructura criminal de Pachelly los siguieron y uno de ellos amenazó con un arma de fuego a una de las mujeres, le quitó el bolso y huyó en una motocicleta.

Cuando los compinches intentaban escapar, un desconocido disparó. Posteriormente se inició un intercambio de disparos, varias de esas balas alcanzaron a la pequeña de 2 años, su madre y una tercera persona. Infortunadamente la pequeña Emely no alcanzó a sobrevivir.

En esa oportunidad los delincuentes alcanzaron a llevarse 11.000.000 millones de pesos.

Lea también: “¡Me mataron a la niña, me mataron a la niña!”… Así fue el homicidio de menor de 2 años por el que cayó este hombre.

3 meses después las autoridades lograron capturar a Jefry Alexánder López Macías, alias el Pirulo; Ferney David Monsalve Castro, conocido como el Indio; Didier Norbey Avendaño, apodado Didier; Fabián Eduardo Morales Zabala, conocido en el bajo mundo como Machicho, y Jhon Jairo Camacho González, alias Camacho. Todos fueron judicializados por los delitos de concierto para delinquir agravado, homicidio agravado, 2 tentativas de homicidio agravados, porte ilegal de armas de fuego agravado y hurto calificado y agravado. Todos fueron condenados a 25 años y 2 meses de cárcel.

Ahora, casi 3 años y medio después del crimen de la menor, uniformados de la Sijín de la Policía lograron capturar a otra de las personas que habría participado en el crimen. El sospechoso fue judicializado por los mismos delitos que los otros delincuentes.