Las plazas de vicio del centro no pararon en esta cuarentena

Con más de 800 cigarrillos de marihuana lo capturaron. /Foto: Cortesía.

Con 820 cigarrillos de marihuana en su poder, fue sorprendido por la Policía Nacional un ciudadano de nacionalidad venezolana cuando caminaba en pleno periodo de cuarentena por el centro de Medellín.

El sospechoso de 40 años de edad, transitaba por la carrera 53 con la calle 57, barrio Estación Villa, cuando fue requerido por las autoridades. Tras requizarle un bolso que llevaba a cuestas, le hallaron 550 cigarrillos de marihuana empacados en bolsas blancas y otros 270 envueltos en papel aluminio.

El extranjero fue de inmediato capturado y dejado a disposición de la Fiscalía para que responda por el delito de porte y tráfico de estupefacientes.

Pero este no ha sido el único capturado en esta época de cuarentena con droga en el centro de Medellín. A mediados de esta semana, fue capturado un hombre de 42 años portando consigo 660 pastillas de rivotril. La detención de esta persona sucedió en la carrera 51 con la calle 56, barrio Estación Villa.

Este tipo de capturas han demostrado que las plazas de vicio aún continuan funcionando. Según el comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, brigadier general Eliécer Camacho Jiménez, la venta de estupefacientes “ha disminuido lógicamente porque ya se vuelven más visibles los delincuentes, pero se mantienen porque esas son rentas criminales que los grupos delincuenciales de algunos sectores de la ciudad necesitan para poderse sostener y mantener”.

En el caso del centro de la capital antioqueña, el tema del control a las plazas de vicio ha sido difícil en este periodo de cuarentena decretado por el Gobierno Nacional, por el tema de los habitantes en situación de calle, algunos grupos de venezolanos y los desplazados, pues varios de ellos han sido desalojados de los hostales. Todo esto ha facilitado el tráfico de estupefacientes.