Las medidas más curiosas para frenar el coronavirus: desde pociones hasta casas embrujadas

Un hombre se pasea por las calles de su pueblo para ahuyentar a los desobedientes.

Las medidas normales en esta época de coronavirus son mantener la distancia social, permanecer en casa el tiempo que más podamos Y usar tapabocas, geles antibacteriales y alcohol.

Sin embargo, cada país adopta otras con el fin de combatirlo y no todas suenan tan lógicas.

Mientras en algunos rincones del mundo les parece motivo de risa el pico y género, que se aplicó en ciudades de nuestro país y en Panamá, hay otras sanciones o regulaciones que suenan bastante curiosas.

Un fantasma para espantar

Un espectro blanco de largos cabellos atormenta a un pueblo del noreste de Malasia, aterrando a sus supersticiosos habitantes para que permanezcan en sus casas y respeten el confinamiento. Se trata de Muhamad Urabil Alias, de 38 años, un habitante del pueblo de Kemaman, que tuvo la idea de vestirse con una larga túnica, una máscara y una peluca para hacer rondas nocturnas.

Relaciones sexuales con tapabocas

En Irlanda dispusieron una serie de medidas para tener relaciones sexuales seguras. El ejecutivo del servicio de salud recomendó a las personas que solo sean sexualmente activas con quien viven, que usen tapabocas durante el acto y, de recurrir al sexting (sexo virtual), usar guantes para evitar infectar teclados y smartphones.

Maniquíes en vez de clientes

¿Almorzaría usted tranquilo con estos acompañantes? /FOTO: THE INN LITTLE WASHINGTON.

Un restaurante del estado de Virginia, Estados Unidos, encontró una forma divertida o espeluznante, para obligar a mantener el distanciamiento social de sus clientes: el uso de maniquíes disfrazados sentados entre los comensales. “Cuando necesitábamos resolver el problema del distanciamiento social y reducir a la mitad la ocupación de nuestro restaurante, la solución parecía obvia: llenarlo con maniquíes vestidos de manera interesante”, explicó el chef Patrick O’Connell, el propietario.

Poción contra el Covid-19, ¡y a domicilio!

En Madagascar, los soldados van puerta por puerta de la capital para distribuir gratis un te de hierbas promovido por el presidente, Andry Rajoelina, para combatir el coronavirus.

El te, concebido por el Instituto Malgache de Investigación Aplicada (Imra), está hecho a base de artemisia, una planta con eficacia demostrada contra la malaria.

A pasar en casas embrujadas

Y si de miedos se trata, pues una funcionaria en Indonesia decidió dar una lección a aquellos que ignoren la medidas encerrándolos en una casa embrujada. “La idea es que si hay una casa vacía o una casa embrujada en un pueblo, hay que aislar ahí a los infractores2, declaró Kusdinar Untung Yuni Sukowati, jefa de la división administrativa de Sragen, en la isla de Java.

Con tal de no pasar una noche en un lugar así, muchos indonesios prefieren respetar el confinamiento. /FOTO: AFP.

Los responsables locales fueron encargados de identificar viviendas abandonadas, que se consideran embrujadas, y aprovecharse de las creencias en seres sobrenaturales que abundan en la cultura indonesia.

Las sanciones

¡A limpiar baños!: En Indonesia, específicamente en Yakarta, quienes infrinjan las reglas de distanciamiento social pueden ser sancionados limpiando baños públicos, entre otro listado de labores sociales que deben asumir por no ayudar a frenar el contagio.

Una barridita no cae mal: La policía de Madagascar tiene sanciones que van más allá de lo económico. En las tres principales ciudades se les impone la sanción de barrer las calles a las personas que quienes salgan sin el respectivo tapabocas.

Cárcel por difundir noticias falsas: En Hungría le ponen mano dura al asunto de las noticias falsas y más con el tema del coronavirus. Eso que muchos cogen de chiste sin medir lo que puede generar en la sociedad, en el país europeo puede dar hasta cinco años de cárcel.