¡INFORME ESPECIAL!

No son días fáciles. Para nada. La pandemia que vivimos desde mediados de marzo nos ha obligado a sacar lo mejor de nosotros, a no dejarnos ganar de lo negativo, a buscar ahorros donde no sabíamos que los teníamos, a rodearnos de la gente que nos ama, a vivir el día a día como si en él se fuera el último de nuestros alientos.

Es el tiempo, además, para saber con quién contamos. Quién nos llama, quién nos busca, quién nos acompaña, quién nos protege… Así de sencillo, pero también así de duro.

En la edición impresa de Q’HUBO de este domingo dedicamos todas nuestras páginas a contar historias que hablan de nuestra raza, de nuestra pujanza, de esas ganas que tenemos de salir adelante, de nuestra creatividad, de esas mentes poderosas que no le comen cuento a la adversidad y, como por arte de magia, sacan espectaculares ideas que les sirven a muchas personas.

Y hoy en admin.qhubomedellin.com replicamos esas historias de una entrega especial que titulamos ‘¡PAISAS BERRACOS!’, pero a ninguno de nuestros protagonistas les preguntamos dónde habían nacido. ¿Acaso importa?

De lo que sí nos aseguramos es que todos tuvieran su campo de acción en nuestra tierra, esa que amamos hasta el infinito y más allá. No importa que nos digan regionalistas. Sabemos que lo somos con todo el orgullo paisa que nos corresponde.

Empezamos esta entrega de 14 historias con la de Liset Gutiérrez, que se inventó un tapabocas incluyente para las personas sordas y en las próximas horas publicaremos otras historias que, seguramente, como a nosotros, erizaran la piel.

Creó tapabocas para los que no pueden oír

Creadora de tapabocas para sordomudos, en Bello. /FOTO: CAMILO SUÁREZ.

Sus bordes negros y centro transparente son perfectos, en el tapabocas, para que la hermosa sonrisa de Liset Gutiérrez se vea. Sin embargo, la creación de la mujer de 32 años va más allá de ver una sonrisa.

“Soy una persona con discapacidad auditiva, tengo 2 implantes que me permiten escuchar y por eso puedo hablar. Cuando salí, por primera vez, en medio de la cuarentena me fue muy difícil la comunicación, pues nosotros leemos los labios y con el tapabocas común y corriente no era posible. Entonces comencé a investigar y vi que en otros países habían hecho tapabocas para la comunidad sorda. De inmediato quise hacerlos, porque sin ellos la comunicación no es posible. Me ayudaron algunas personas de mi trabajo”, nos dijo emocionada la diseñadora gráfica.

Tapabocas mil sonrisas es como Liset bautizó su linda iniciativa para beneficiar a quienes tengan problemas de audición.

“Más que conseguir dinero, quiero ayudar. Los vendemos muy económicos: el paquete por 2 vale $ 14.000 y el que trae 4 $ 25.000. Los pueden conseguir en el Instagram @tapabocas.milsonrisas o en el WhatsApp 311 360 72 47. Estos están hechos con 2 capas de tela antifluido y acetato”, finalizó esta genio paisa.

También lea: En las mejores manos para combatir el virus.

También lea: Doña Lucila, la abuela más dulce de Instagram.

También lea: Otras 3 historias de ‘¡PAISAS BERRACOS!’ que nos llenan de orgullo.

También lea: El ángel de los habitantes de calle.