Hay gente conchuda, descarada y este: un empresario recibió ayudas del Gobierno y se mercó un carro lujoso

/IMÁGENES: MOTOR1.COM Y EL NUEVO HERALD.

Mientras miles de personas alrededor del mundo buscan la manera de sacar su empresa a flote en medio de la pandemia y piden auxilios o créditos a bajos intereses al gobierno de su país, uno de esos empresarios hizo algo que no debía.

En Estados Unidos un hombre llamado David Tyler Hines realizó algo insólito y hasta absurdo, así se podría calificar. El empresario pidió ayuda al Gobierno de su país para salvar su empresa; hasta ahí todo bien.

Este es el empresario. /FOTO: EL NUEVO HERALD.

El hombre, de 29 años de edad, aprovechando un programa dirigido a las empresas llamado Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP) solicitó un crédito de 13,5 millones de dólares ($ 50.272.110.000 al cambio de hoy), manifestando que debía pagar el salario de sus empleados y cubrir otros gastos de sus empresas.

Definitivamente Dios le da pan al que no tiene dientes

Días después Hines recibió el dinero y, en vez de invertir el dinero en lo que argumentó, adquirió un majestuoso Lamborghini Huracán Evo modelo 2020, que le costó 318.000 dólares ($ 1.184.187.480) e hizo algunas compras en lujosas tiendas y resorts en la ciudad de Miami Beach, informó el Departamento de Justicia del país norteamericano.

Un carro como este se compró el empresario. /FOTO: TOMADO DE MOTOR1.COM.

Posteriormente investigadores judiciales se percataron de lo ocurrido y pensaron que quizás el sospechoso mintió sobre la cantidad de empleados de sus empresas y exageró en la suma de dinero solicitada en el préstamo.

Sin embargo esto no fue excusa para evadir su responsabilidad, puesto que las autoridades gringas lo capturaron y lo judicializaron por los delitos de fraude bancario, declaración falsa y transacciones ilegales.

El sospechoso fue dejado en libertad tras pagar una fianza de 100.000 dólares ($ 372.386.000), sin embargo, deberá afrontar un juicio y podría pagar hasta 70 años de prisión.

Por otra parte, las autoridades lograron confiscar el lujoso automotor y 3,4 millones de dólares ($ 12.661.124.000) de algunas cuentas bancarias. ¡Qué joyita!