Falleció la voz del ‘Año viejo’

/ FOTO: TOMADA DE lectormx.com

Este 2020 va a ser de esos años duros para olvidar y no sabremos si el 31 de diciembre podremos cantar: “Yo no olvido el año viejo, porque me ha deja’o cosas muy buenas”.

El caso es, que lo cante o no, en su memoria y corazón siempre estará grabada esa cumbia que desde 1954 nos ha hecho llorar a solas o celebrar abrazando a nuestras familias cada que llega un nuevo año y que hoy, sin ser el fin de año, está sonando en los diferentes medios de comunicación para despedir a Antonio ‘Tony’ Camargo.

Ahora esa cumbia pegajosa, compuesta por el artista colombiano Crescencio Salcedo, se quedó sin voz, por lo menos terrenal, porque en nuestro recuerdo siempre entonaremos: “Me dejo una chiva, una burra negra, una yegua blanca y una buena suegra”.

El interprete mexicano ‘Tony’ Camargo Carrasco falleció este miércoles en su natal México (1926), en la ciudad de Mérida, a los 94 años. La noticia la confirmo el director de Cultura de Yucatán (MEX), en diálogo con el programa ‘El atardecer’, de Radio Nacional de Colombia.

“Quiero mucho a los colombianos porque vivo muy agradecido con la música que me prodigaron. Me siento uno más de ustedes y por eso no puedo sino pedirle a mi Diosito muchas bendiciones y alegrías”.

Tony Camargo, para Radio Nacional de Colombia en 2019.

Pese a que en los años 40 y 50 tuvo oportunidad de alternar con grandes estrellas latinoamericanas como Agustín Lara, José Alfredo Jiménez, Celia Cruz, Dámaso Pérez Prado y Benny Moré y de grabar boleros y danzones de muy buena calidad, en vida, Tony admitió que el ‘Año viejo’ se convirtió en una canción que lo acompañó durante casi 70 años y en todas sus presentaciones.

“A donde quiera que vaya, así no sea noviembre ni diciembre, los espectadores siempre me piden esta canción, la bailan, la gozan y hasta lloran con ella porque quizá les recuerda a sus viejos y les remueve muchos sentimientos”, afirmó Camargo desde su casa en Mérida, Yucatán (2019).

“Francamente no esperé que la canción trascendiera, porque había grabados otras canciones como ‘La bandolera’, ‘La engañadora’ y ‘Partido por la mitad’, pero tuve la fortuna…”

Y aunque ya no esté en este mundo, Tony será inmortal, porque nos dejó “cosas buenas, cosas muy bonitas”.

Con información de Colprensa.