!EXCLUSIVO! El hombre que asesinaron en un BMW tenía una investigación por sobornar a servidores públicos

/FOTO: CARLOS VELÁSQUEZ.

Un día después de ocurrido el homicidio en la calle 30 con carrera 69B, en el barrio Rosales, en Belén, se han conocido algunos detalles sobre la víctima.

El occiso, del cual en las labores de levantamiento no se pudo establecer su verdadera identidad porque tenía 3 cédulas de ciudadanía con su fotografía, fue Wílder Esnéider Montoya Rivera, de 30 años de edad.

Montoya conducía un BMW 218i Gran Coupe, vehículo que en concesionarios colombianos cuesta $ 128.900.000. El automotor no estaba a nombre de la víctima, sino de una mujer.

/FOTOS: CARLOS VELÁSQUEZ.

Hasta ahora son pocos los detalles que las autoridades han podido establecer sobre el móvil del crimen. Se sabe, de momento, que el asesino estaba con Wílder dentro del carro y que una vez lo estacionaron, le disparó en 3 ocasiones, se bajó y huyó con un cómplice en una moto.

“Hasta el momento, las fuentes judiciales se encuentran realizando las investigaciones correspondientes para tratar de establecer las causas de este homicidio, si tiene relación con alguna estructura delincuencial”, fue la escueta información que entregó el coronel Daniel Mazo, comandante operativo encargado de la Policía Metropolitana.

Q’HUBO indagó sobre la vida de Montoya Rivera y pudo establecer que actualmente se desarrollaba un proceso judicial en su contra por los delitos de violencia contra servidor público y cohecho por dar u ofrecer, es decir, por agredir y sobornar a funcionarios públicos. En la misma investigación está implicado su hermano, David Alejandro Montoya Rivera.

El procedimiento, que se estaba desarrollando con los implicados en libertad, está en etapa preparatoria para el juicio oral y lo preside el Juzgado 17 Penal Circuito de Conocimiento de Medellín. La última actuación fue el pasado 15 de mayo.

Esta investigación se ha dilatado en el tiempo. Comenzó en enero de 2012 cuando los hermanos Montoya Rivera fueron capturados por la Policía en la capital antioqueña. Pero en las audiencias preliminares programadas en esa ocasión no les imputaron cargos y el Juzgado 29 Penal Municipal de Medellín, con función de control de garantías, determinó dejarlos libres.

El proceso estuvo archivado por casi 8 años, hasta que fue reactivado en noviembre de 2019. En esa ocasión le imputaron los mencionados delitos a Wílder Esnéider ante el Juzgado 24 Penal Municipal, con función de control de garantías, y no los aceptó. Para ese el procedimiento había sufrido una ruptura procesal porque no fue posible notificar a David Alejandro del reinicio de las audiencias. Ambos continuaron en libertad.

Solicitó una licencia urbanística

Entre los registros públicos también encontramos que en 2013 Wílder Esnéider Montoya Rivera solicitó una licencia urbanística a la Alcaldía de San Jerónimo, en el Occidente antioqueño.

El 19 de diciembre de ese año, junto a un hombre llamado Carlos Enrique Piedrahita Botero, solicitó una licencia de construcción por valor de $ 4556 millones, para intervenir en el lote 33 de la Parcelación Guayacanes.