EN VIDEOS: Les prometían el paraíso modelando en el exterior, pero terminaban de trabajadoras sexuales

La Policía y la Fiscalía realizaron allanamientos en Bogotá, Quindío, Valle y Santander./FOTO: CORTESÍA.

Una red de trata de personas, que fue desarticulada en las últimas horas por la Policía y la Fiscalía General de la Nació, ubicaba a sus víctimas especialmente en los departamentos de Antioquia y Santander, en su mayoría mujeres de escasos recursos económicos necesitadas de trabajo.

Las investigaciones establecieron que estas personas les ofrecían a las jóvenes trabajos como modelos en el extranjero, pero a través de diversas maniobras ilícitas las trasladaban a China donde eran obligadas a ejercer actividades de tipo sexual.

Siete presuntos integrantes de la estructura delincuencial fueron capturados en diligencias realizadas en Cundinamarca, Santander, Valle del Cauca y Quindío.

Entre los detenidos está Daniela Botina Ocampo, alias Barbie, quien sería la cabecilla y articuladora de todas las actividades en China.

La Fiscalía conoció que, en Colombia, un grupo se encargaba de contactar jóvenes en redes sociales, vía WhatsApp y, en algunos casos, mediante una casa de citas con sede en Bucaramanga. Allí les hacían estudios fotográficos y las convencían de aceptar propuestas para modelar prendas de vestir en China, a cambio de millonarios dividendos.

Otras personas que harían parte de la red conseguían visas y adelantaban todos los trámites para garantizar la salida de las mujeres del país.

Con la documentación al día, quedaban a cargo de un componente que les suministraba dinero para costear los gastos del viaje y las entrenaban para responder las preguntas de los filtros migratorios en los aeropuertos internacionales.

Las víctimas viajaban desde Bogotá a Madrid (España). Posteriormente, eran trasladadas a Ámsterdam (Holanda) y, desde allí, las enviaban hasta Beijing (China), donde eran recibidas y llevadas hasta un establecimiento nocturno en Cantón​ o Guandong. En este sitio las jóvenes eran retenidas, les quitaban los pasaportes y documentos personales y les imponían una deuda 14.000 dólares, que debían cumplir mediante el pago de 600 dólares diarios en servicios sexuales.

La Fiscalía y la Dijin de la Policía Nacional han recibido formalmente 2 denuncias de mujeres afectadas, pero tienen referenciados más de 30 casos, en los que se trabaja para ubicar a las víctimas.

Además de alias Barbie, quien fue capturada en Cali, donde se tuvo que quedar por la pandemia del Covid-19, que le impidió retornar a China, cayeron James Leonardo Télez Torres, detenido en Bogota y señalado del traslado de las víctimas al país asiático; Edilma González, alias la Tía, presunta propietaria de una casa de citas en Bucaramanga; Martha Rubiela Gómez Fandiño y Bellanid Rojas Rodríguez, detenidos en La Peña (Cundinamarca) y Puente Nacional (Santander), respectivamente, quienes, al parecer, conseguían las visas y pasaportes.

También cayeron Gloria Patricia Ocampo Ramírez y Juan Pablo López Galeano en Armenia y Circasia (Quindío), sindicados de proveer los recursos para preparar y costear el viaje de las víctimas.

En audiencias realizadas ante un juez de control de garantías de Bucaramanga, una fiscal de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales les imputó cargos a estas 7 personas por los delitos de concierto para delinquir agravado y trata de personas.

Paralelamente al proceso penal, la Dirección Especializada de Extinción del Derecho de Dominio impuso medidas cautelares de embargo, secuestro y suspensión del poder dispositivo a 6 bienes, avaluados comercialmente en $ 1.500.000.000, que pertenecerían a esta red. Las propiedades afectadas están ubicadas en Quindío, Bucaramanga y Bogotá, y corresponden a 2 vehículos de gama alta, 3 inmuebles y un establecimiento de comercio (la casa de citas en Bucaramanga).