En un cementerio de Caucasia no solo entierran muertos, también droga que es vendida en el mismo camposanto

/FOTO: TOMADA DE EL COLOMBIANO.

Se trata del cementerio del barrio Pueblo Nuevo, uno de los 2 camposantos que existe en este municipio, ubicado en la subregión del Bajo Cauca antioqueño.

El Colombiano informó que narcotraficantes que delinquen en esta localidad optaron por utilizar el lugar donde reposan decenas de cuerpos, para guardar y distribuir drogas.

La actividad ilegal quedó al descubierto gracias a una investigación adelantada por funcionarios de la Sijín del Departamento de Policía Antioquia, en contra del Clan del Golfo, exactamente contra la subestructura Julio César Vargas, que delinque en la región.

Entraban y salían a altas horas de la noche

Todo inició cuando a principios de este año habitantes del sector comenzaron a evidenciar situaciones extrañas en el cementerio, no precisamente por los seres del otro mundo sino de este. En horas de la noche observaron como entraban y salían personas, aparentemente visitando la tumba de algún ser querido.

Sin embargo las personas no eran dolientes sino jíbaros, informó El Colombiano. Dentro del camposanto eran recibidos por un hombre conocido con el alias de Cementerio. El presunto delincuente, quien residía cerca, entregaba la ubicación del alcaloide para que sus compinches fueran por el alijo ahí mismo en el cementerio.

/FOTO: TOMADA DE EL COLOMBIANO.

Estos se dirigían a la tumba o a los osarios, tomaban la mercancía y luego surtían las diferentes plazas de vicio del municipio.

El lugar era utilizado debido a la nula seguridad que hay allí y la facilidad para ingresar, informó el comandante de la Estación de Policía de Caucasia, teniente coronel Edison Armando Rubiano.

Fue por eso que en enero pasado, gracias a información suministrada por la comunidad, llegó la Policía con un perro antinarcóticos y halló 400 gramos de marihuana en el interior de una bóveda. Posteriormente incautaron 150 gramos de cocaína, informó el alto oficial.

Utilizan hasta niños como carritos

La droga que allí se distribuía era proveniente del municipio de Valencia, departamento de Córdoba. El estupefaciente, en pequeñas cantidades, era transportado en mototaxi hasta el cementerio, allí era recogida y posteriormente distribuida. El Colombiano reveló que la estructura delincuencia utilizaba a niños y adolescentes de 12 a 15 años para transportar el alcaloide.

La Policía adelantó una ofensiva contra esta estructura criminal, la cual dejó como resultado la detención de 14 personas, entre ellas alias Cementerio, chapa puesta debido a su cercanía con el lugar. También reforzó la seguridad para evitar que este tipo de situaciones se repitan.

Manuel Rafael Arrieta, secretario de Gobierno de Caucasia, le dijo a Q’HUBO que desconocía el caso. “Me voy a poner con las autoridades a mirar qué pasa”, respondió.

/FOTO: DEPARTAMENTO DE POLICÍA ANTIOQUIA.