El ángel de los habitantes de calle

/FOTO: MANUEL SALDARRIAGA.

Si hay una población vulnerable al hambre que trajo el coronavirus son todas aquellas personas en situación de habitantes de calle. Afortunadamente se les apareció un ángel que les ayuda a alimentarse. Ese hombre especial se llama Juan Pablo Salazar, un paisa de 39 años, quien lleva 10 dedicado al negocio de los catering empresariales con su tienda de Refrigerios JP.

Pero, desde hace 3 meses, este psicólogo cambió su labor empresarial para alimentar a los habitantes de calle en tiempos de pandemia. ¡Qué ejemplo!

“Lo hago porque no quiero que ellos por hambre comiencen a violentar, pues en las calles ya no hay nadie que les dé nada. Además, porque sé que no tienen nada que comer y eso me parece muy duro. Esta población es muy agradecida y lo que más me ha sorprendido es que siempre piensan en los suyos. Es decir, si llegué y su amigo no está salen a buscarlo para que también le toque alimento”, nos dijo Juan Pablo.

En estos 3 meses de labor, el caritativo hombre, ha repartido unos 1000 refrigerios por todo Medellín. Este solidario trabajo lo publica en su cuenta de Instagram @refrigeriosjp. Sin embargo, él no lo hace por reconocimiento sino porque desea que muchos se sumen a donar y salgan con él a las calles.

Ver esta publicación en Instagram

Día # 19. A un día de cumplir nuestra Meta. 🙏🙏🙏

Una publicación compartida de REFRIGERIOS JP (@refrigeriosjp) el

Los duros para alimentar a los peludos de la calle

/FOTO: CAMILO SUÁREZ.

Aunque en la foto solo se ve a Yeraldy Jiménez y Laura Ramírez, el colectivo Huellas de Amor está compuesto por 5 jóvenes, quienes desde que comenzó la pandemia han alimentado a los animalitos de la calle.

Crearon 30 comederos con tubos de pvc y botellas plásticas, los cuales han instalado por todo el Valle de Aburrá.

“Todo lo conseguimos con donaciones y dinero de nosotros. Iniciamos desde que comenzó el aislamiento obligatorio por el virus. La idea es seguir con este proyecto, pues no queremos que los perritos y gaticos de la calle pasen hambre. Si se quieren vincular a la causa o donarnos algo, nos pueden encontrar en el número 313 709 62 65”, expresó la solidaria Laura.

Calma el hambre en Belén Zafra

/FOTO: MANUEL SALDARRIAGA.

Así de grande como ve la sonrisa de Vidalia María Cuesta es su corazón. La mujer, que se distingue como líder en el barrio Belén Zafra, creó un comedor comunitario junto con otras personas en tiempo de pandemia para brindar alimentos a los más necesitados.

“Lo hicimos por motivo de cuarentena, pues en el barrio evidenciamos que había muchas personas que no tenían cómo alimentarse. La prioridad es para los niños y adultos mayores. Los alimentos los recogemos mediante recolectas y también sale de nuestros bolsillos. En un día podemos dar hasta 75 platos, en ocasiones no es fácil obtener los recursos y por eso nos soñamos con tener grandes ayudas”, nos expresó la valiente señora de 53 años.

Con sus manos ha preparado un montón de platos para su comunidad, pero sin duda no olvida una actividad que los hizo muy feliz.

“Cuando cumplimos 2 meses con el comedor realizamos un sancocho para todo el que tuviera hambre, eso fue hermoso, pues uno ahí se da cuenta de que los necesitados son más. Sueño con seguir ayudando con o sin el comedor”, finalizó esta tesa de la sazón y de corazón.

Con estas 3 historias terminamos las entrega del informe especial ‘¡PAISAS BERRACOS!, con el que Q’HUBO quiso destacar esa labor de 14 personas, empresas o colectivos que nos hacen sentir muy orgullosos de la gente de nuestra tierra. ¡Un aplauso de pie, se lo merecn!