Crecen las acusaciones contra China porque habría premeditado el Covid-19

/ FOTO: ARCHIVO.

En un mercado de mariscos y vida Silvestre de Wuhan (China) se originó la Covid-19, una especie de coronavirus animal que simplemente evolucionó y se convirtió en un coronavirus humano. Esa fue la primera versión oficial que dieron las autoridades chinas al mundo sobre el origen del virus que tiene al planeta entero paralizado.

Sin embargo, en los últimos días han salido a la luz varias irregularidades que pondrían en evidencia que China siempre estuvo mintiendo al respecto, empezando porque países como Taiwán y Hong Kong aseguran que desde diciembre del año pasado habían alertado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la presencia de una infección respiratoria nueva, a la cual hicieron caso omiso en China, Y ahora agencias de inteligencia a nivel mundial señalan que cada vez hay más evidencia de que la Covid-19 no nació accidentalmente, como lo quisieron dar a entender al principio, sino que fue creado en un laboratorio en el gigante asiático. Les contamos los detalles de todo este rollo.

No alertaron a tiempo

Desde diciembre del año pasado China sabía de la existencia del virus y que este se podía transmitir entre humanos; no obstante, solo hasta el 20 de enero de este año lo confirmaron a nivel mundial. Así lo afirma un informe de la alianza internacional ‘Five Eyes’, con pruebas detalladas de que el gigante asiático “hizo todo lo posible para asegurarse de que el mundo no se enterara a tiempo” de la existencia de la Covid-19.

La alianza ‘Five Eyes’ (Cinco Ojos, en español, o FVEY, por su designación inglesa) es un grupo de agencias de inteligencia de 5 países: Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia, cuya creación, según medios internacionales, se habría dado durante la Segunda Guerra Mundial.

Lo fabricaron en un laboratorio

Dentro del documento de investigación de 15 páginas de ‘Five Eyes’ se detalla, según explicó en las últimas horas el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, que se encontraron pruebas que confirmarían que la Covid-19 se originó en el Instituto de Virología de Wuhan (China), cerca al mercado del que el gigante asiático sostiene que supuestamente se originó.

Aseguran, además, que los investigadores chinos, desde el año 2013, ya venían estudiando una muestra que tenía una coincidencia genética del 96 % con la Covid-19 y que de ese experimento se descubrió, en 2015, que la enfermedad era transmisible de los murciélagos a los humanos.

Otras posiciones

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que pidió poder participar en las investigaciones de Pekín sobre el origen del virus, afirmó el viernes que la Covid-19 es de “origen natural”. Por su parte, la Dirección de Inteligencia Nacional (Odni, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos, dio a conocer el jueves que después de varias labores de investigación determinaron que el nuevo coronavirus “no fue creado por el hombre ni modificado genéticamente”.