Corrieron a tapar los huecos que afeaban la plaza. ¡Buena esa EPM!

Con esta solución yo quedé feliz y felicito a EPM porque le respondió a la ciudadanía que se sentía afectada. /FOTO: JUAN ANTONIO SÁNCHEZ.

A los funcionarios de EPM les dio pena ajena los 10 huecos sin tapa que había en la Plaza Botero y ya fueron a cubrirlos. Los huecos estaban allí hace un buen tiempo y después de que hice la denuncia tardaron 2 días en acudir con materiales y herramientas, solucionar el problema no les tomó ni una mañana entera.

“Los estamos tapando aunque no todos son nuestra responsabilidad”, dijo uno de los obreros, quien dio a entender que EPM al ver el peligro que estaban corriendo los transeúntes tomó la iniciativa de mitigar el daño al ver la denuncia en Q’HUBO.

Los obreros taparon con cemento los huecos sobre la plaza y los de la obra del paso peatonal
los llenaron con gravilla, pues es un arreglo provisional. /FOTO: JUAN ANATONIO SÁNCHEZ.

Los huecos sin tapa corresponden a los semáforos de la zona que hace mucho tiempo no funcionan y a los cilindros utilizados para el alumbrado navideño, que serían responsabilidad del Municipio de Medellín.

“Muy bueno que los estén tapando, porque uno va ahí con su carreta y se queda atrancada en esos huecos”, dijo Orlando Villada, vendedor ambulante, quien me agradeció por haber hecho la denuncia.

Las tapas

En este lugar estaban instaladas tapas de hierro, como en casi toda la ciudad, sin embargo se las robaron hace mucho y así permanecieron hasta esta semana. La solución, para que dure, es construirlas en cemento a la medida del hoyo, sin ningún tipo de metal, de tal forma que no sean atractivas para los delincuentes. Esperemos que no las destruyan.

Recordemos que durante mi primera visita, varias personas se me acercaron para comentar los múltiples accidentes que habían presenciado, pues en el afán del día a día, muchos no veían los huecos y caían en ellos. También manifestaron su descontento de ver cómo uno de los lugares más visitados por los turistas estaba en condiciones tan deplorables.

Armando Calle / armando.calle@qhubo.com