¡Canibalismo! Fue condenado un hombre que mató a 3 de sus amigos y cocinó y comió partes de ellos

Eduard Seleznev, llamado el "caníbal de Rusia o de Arkhangelsk". / FOTO: THE MIRROR.

La la macabra historia del ‘Caníbal de Arkhangelsk’ ha vuelto a ganar espacio en los medios internacionales después de conocer cuál será el futuro que le espera a Eduard Seleznev.

Lea también: ¡Están alborotadas! Siga estos consejos para evitar ataques de abejas.

¿No le suena ese nombre? Pues le recordamos que este hombre de 51 años fue detenido en octubre de 2019, porque en el lapso de un año, entre marzo de 2016 y 2017, mató brutalmente a 3 de sus amigos, los cocinó y consumió partes de ellos. Al momento de ser capturado, Seleznev ya presentaba antecedentes penales por homicidio (pagó 13 años de cárcel).

Momento de la detención en el 2018. / FOTO: CAPTURA DE VIDEO.

Los crímenes siempre se perpetraron en el mismo contexto: Luego de beber muchas copas, hasta embriagarse, Seleznev procedió a apuñalar a los hombres, de 59, 43 y 34 años, hasta acabar con sus vidas. Luego los desmembró e hirvió partes de los cuerpos para comerlas, lo que le valió el apodo del ‘Caníbal de Arkhangelsk’.

Las autoridades rusas lograron dar con el paradero del asesino luego de que le dijera a los padres de uno de sus amigos que se mudó al apartamento de la víctima, argumentando que este “se había ido a trabajar a otra ciudad”.

Tras las pesquisas, los investigadores encontraron en un río partes de los cuerpos desmembrados, en avanzado estado descomposición, junto con los restos de varios animales pequeños, como perros, gatos y aves.

Según publica Lad Bible, el hombre admitió que apuñaló a sus amigos, los hirvió, seleccionó las partes que iba a comer y se deshizo del resto en un río cercano.

“El tribunal escuchó que Seleznev también cocinó gatos, perros, pájaros y otros animales pequeños que se encuentran en las calles”.

Informó el Daily Mail.

El pasado 12 de febrero, la corte rusa lo condenó luego de que un psiquiatra lo diagnosticara como mentalmente sano y desvirtuara las declaraciones en las que el hombre dijo que escuchaba voces que lo obligaron a matar a sus amigos.

La Corte Suprema de Rusia resaltó su falta de escrúpulos y lo sentenció a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional por asesinato y uso indebido de las partes del cuerpo de las víctimas. La defensa apelará la decisión.