Autoridades creen que actriz de ‘Glee’ murió ahogada y el hecho revive la ‘maldición’ de los actores de la serie

Tras más de 24 horas de búsqueda sin éxito, las autoridades consideran que la actriz puertorriqueña Naya Rivera, una de las caras más reconocidas de la serie ‘Glee’, donde interpretó a Santana López, murió ahogada.

Un portavoz del sheriff de Los Ángeles explicó que los equipos de salvamento trabajan con la hipótesis de un ahogamiento, aunque aún no han conseguido localizar el cuerpo de la actriz, que alquiló un barco recreativo con su hijo de 4 años en la tarde del miércoles y no regresó.

“Alquilaron la embarcación en torno a las 13:00 (hora local) por 3 horas y cuando a las 16:30 no regresó los empleados fueron a buscarla; ahí es cuando recibimos la primera llamada de emergencia”, detalló el funcionario policial.

La actriz iba acompañada de su hijo, Josey Dorsey, de 4 años, que fue encontrado solo en el barco que había alquilado la actriz.

Solo se sabe lo que dijo el propio Josey, que ha contado que su madre saltó al agua pero no volvió a subir.

Las autoridades difundieron un video donde se le ve a la actriz con su hijo al momento de llegar a la embarcación.

Hablan de maldición

La desaparición le da fuerza al apodo de “serie maldita”, que acompaña a ‘Glee’, tras los sucesos trágicos de algunos de los protagonistas.

El primero fue el protagonista de la serie, Cory Monteith (Finn Hudson), de 31 años, cuyo cuerpo se encontró en 2013 en un hotel de Vancouver, luego de morir por sobredosis de alcohol y heroína.

5 años después, Mark Salling (Noah ‘Puck’) se quitó la vida tras que lo declaraban culpable de pornografía infantil y de violación.

El año pasado se destapó un caso de maltrato por parte de Blake Jenner (Ryder Lynn) a su expareja, también de la serie, Melissa Benoist (Marley Rose).