Así le han metido mano al tema laboral por la pandemia

/FOTO: EDWIN BUSTAMANTE.

Con el fin de hacerle frente a la situación que vive el país en materia económica tras la cuarentena decretada por el coronavirus, el Gobierno del presidente Iván Duque firmó los decretos 770 y 771 del 3 de junio, donde se tomaron varias decisiones importantes sobre el sistema laboral colombiano.

En Q’HUBO le explicamos punto por punto de qué se trata, cómo se aplicarán y cómo será la entrada en vigencia de las decisiones tomadas al respecto.

Según el analista Marlon Malagón, estas medidas sin duda alguna le dan un respiro a las empresas que se sienten ahogadas con sus obligaciones en estos momentos de crisis, pero, además, les otorgan garantías a los empleados que no dejan de sentir amenazado el pago de estas obligaciones con todo lo que ha ocurrido.

“Aquí hay un punto muy cierto y es que si bien las empresas están apuradas y necesitan recursos, la gente los necesita aún más, y esos son derechos que deben garantizarse porque de otra manera se estancaría el consumo y la economía seguiría afectándose seriamente”, anotó el profesional.

Auxilio de conectividad

/FOTO: CARLOS VELÁSQUEZ.

Uno de los puntos aprobados tiene que ver con el decreto legislativo 771, en el que se ordena que a partir de la fecha y mientras dura la emergencia económica sanitaria en el país, el auxilio de transporte para empleados que ganen hasta dos salarios mínimos legales vigentes ($ 1.755.604) se convertirá en un subsidio de conectividad digital.

Esto, con el fin de que los empleados puedan costear gastos extras como servicio de datos o internet para cumplir con sus obligaciones laborales desde casa. Dicho auxilio de conectividad será de $ 102.853 pesos, cifra que equivale al subsidio de transporte actualmente.

Ante las decisiones tomadas con referencia al auxilio de conectividad, Karen Abudinen, Ministra de las TIC, dijo que los hábitos de los colombianos cambiaron con la cuarentena y con esa realidad desde el Gobierno se está buscando ayudar a solventar los gastos de internet de los empleados del país.

“Tomamos esta medida que beneficia a los ciudadanos permitiéndoles continuar con sus actividades remotas y aportando al distanciamiento social”, agregó la funcionaria en su cuenta de Twitter.

Pago de horas extras

Una importante decisión tomada con la firma del decreto 770 tiene que ver con la advertencia del Gobierno de que las horas extras, recargos nocturnos, dominicales y festivos, conforme a la normatividad laboral vigente en el país, sean reconocidas por los empleadores a sus empleados.

/FOTO: CARLOS VELÁSQUEZ.

Sin embargo, abre la posibilidad de aplazar el pago de esos recargos y que puedan diferirse de mutuo acuerdo entre el trabajador y el empleador; en todo caso, el límite para el pago de esas obligaciones sería hasta el 20 de diciembre del presente año.

Jornadas más largas y más descanso

El artículo 5 del decreto 770 también establece que las empresas que así lo deseen y lo encuentren viable podrán distribuir las 48 horas de trabajo semanal de sus empleados en 4 días, de manera que en cada uno se laboren 12 horas, lo que ayudaría a evitar aglomeraciones dentro de las instalaciones de la empresa. De ser así, el empleado podría descansar viernes, sábado y domingo.

Pago de la prima

En lo que respecta al pago de la prima de servicios de mitad de año, el decreto 770 establece en el artículo 6 que, en el marco de la emergencia, se podrá trasladar esta obligación máximo hasta el 20 de diciembre. Sin embargo, para que esto sea posible, debe haber un acuerdo mutuo entre el empleador y el trabajador.

No obstante, tanto empleados como empleadores podrán concertar la forma de pago de dicha obligación hasta en tres partes. En este punto vale recordar que el pago de la prima corresponde al valor de un mes de salario devengado por una persona y debe pagarse en dos partes iguales; la primera, a más tardar el 30 de junio, y la segunda, durante el mes de diciembre, a más tardar el día 20.

El Ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera (foto), señaló que el Gobierno, aparte de estas medidas, contempla la ampliación del número de beneficiarios en el subsidio al desempleo que los colombianos reciben a través de las Cajas de Compensación Familiar, para que con ello puedan obtener recursos que les permitan resolver sus problemas económicos.