Ahora sí: a sudar la gota gorda y bajar kilos

/ FOTO: ARCHIVO.

Colombia avanza en la reactivación económica a través de los planes pilotos. Esta vez el turno es para los amantes de la actividad física, pues el Gobierno ya estableció los protocolos de bioseguridad para la apertura de gimnasios, centros de boxeo, entrenamiento funcional y en general a cualquier lugar donde se haga ejercicio físico en el país.

Ahora empieza la carrera de los gimnasios para adaptarse a la Resolución 1313 de 2020, que señala medidas de higiene, de manejo de espacios y de actividad social.

Se estima que entre los que van al gimnasio de barrio y los que pagan en las grandes cadenas de las principales ciudades del país, hay cerca de 1,8 millones de personas y que este negocio mueve anualmente la bobadita de 1,4 billones de pesos. Más de uno en casa empezará a alistar su sudadera para bajarle a los kilitos que le ha dejado la cuarentena.

Así debe comportarse

/ FOTO: COLRPENSA.

Como seguramente ya le tocó en otras ocasiones, debe registrar sus temperatura, posibles síntomas de Covid-19 y si tiene algún otro impedimento de salud para hacer ejercicio. El Ministerio prohibió el ingreso a quienes sufran de comorbilidades (hipertensión, diabetes, infarto o problemas respiratorios).

Debe llegar con su ropa de ejercicio puesta y, como se dice popularmente, a metros, exactamente a 2 metros de distancia deben estar todos en el gimnasio. Además, siempre debe usar su tapabocas de tela y no puede hacer actividades de ejercicio grupales.

El Ministerio pidió que los gimnasios programen la asistencia y entregue una rutina de ejercicios, preferiblemente digital.

Limpieza y desinfección de equipos

/ FOTO: EFE.

Los entrenadores deben velar porque nadie preste los elementos personales de ejercicios.

Para las máquinas grandes y objetos del gimnasio, cada que vaya a usarlas tiene que limpiarlas y desinfectarlas, igualmente el gimnasio debe hacer la limpieza frecuente durante el día, mínimo cada hora.

Cuando vaya a la cafetería, es necesario limpiar sillas, mesas y hasta el horno microondas.

Antes de abrir y luego de cerrar, estos centros deportivos tendrán que hacer una limpieza profunda de todos los espacios. Para hacer control de los paños y tapabocas desechados, en varias partes debe haber canecas con bolsas negras.

Las adecuaciones

/ FOTO: AFP.

A la entrada debe haber un punto de desinfección para las suelas, manos y desinfección general del cuerpo.

Tienen que ofrecer gel desinfectante y toallas en las zonas comunes y oficinas para limpiar las máquinas y superficies.

En cuanto a los pagos, se quiere evitar el manejo de efectivo o que al menos los precios sean exactos para evitar que el virus se pase a través de las devueltas.

Las zonas de clases grupales, duchas o piscinas no pueden usarse. En cuanto a los trabajadores, la ARL debe dotarlos de kits con gafas de protección, y en los televisores, sistemas de audio y hasta en afiches, debe de haber información sobre medidas de bioseguridad.

Andrés Vera