Tremenda fiestica iba a realizar un grupo de ladrones

Este es el presunto delincuente y parte de los elementos que supuestamente se intentó robar. /FOTO: POLICÍA NACIONAL

Al tercer día de haber inaugurado su cigarrería, luego de reinventarse por la pandemia, un comerciante fue visitado por los amigos de lo ajeno, quienes casi se llevan licor y otros elementos avaluados en más de 40 millones de pesos.

Los hechos se presentaron el pasado viernes en un establecimiento comercial llamado Praga, en el barrio Manrique Oriental, a la altura de la calle 71 con la carrera 44.

La Policía los pilló

En horas de la madrugada, la Policía del cuadrante se encontraba realizando labores de patrullaje, cuando observó que el negocio se encontraba abierto y que presuntamente estaban vendiendo licor. Los uniformados se acercaron a verificar, mientras que los 3 delincuentes al percatarse de la presencia de las autoridades, salieron corriendo.

Tras la persecución, los uniformados lograron capturar a uno de los presuntos ladrones, un hombre de 37 años de edad. Momentos después, uno de los propietarios del establecimiento se despertó debido al ruido, se asomó por el balcón y vio la mercancía en la acera empacada en costales, a la Policía y a una persona esposada.

Este fue el momento previo al hurto de la cigarrería. Los 3
delincuentes se encontraban esperando el momento perfecto
para hacer de las suyas. /FOTO: CORTESÍA

Según contó la víctima, los delincuentes habían llegado por separado, observaron una de las cámaras de seguridad de un establecimiento continuo, la movieron, dañaron la cerradura del local e ingresaron con el fin de echar mano a todo aquello que se les atravesara.

Tremendo parrandón se iban hacer

En total, los amigos de lo ajeno tenían ya listo para llevarse, 300 botellas de ron, varias botellas de whisky, 2 luces para discoteca, 2 máquinas granizadoras, 2 bafles amplificadores y otros elementos, todo avaluado en $ 46.117.000.

El caso fue denunciado ante la Fiscalía, mientras que el señalado ladrón deberá afrontar un proceso ante la justicia por el delito de hurto calificado y agravado. Los elementos que pretendían ser hurtados, fueron regresados al propietario.

En costales, así se encontraban las botellas de licor que pretendían ser robadas. /FOTO: CORTESÍA