¿Qué pasará con los procesos de Otoniel en Colombia?

Foto de Otoniel en el avión que lo trasladó a Estados Unidos.

 “Que la verdad no se la lleve el viento”, “con la extradición se sepulta la verdad”, “aquí está nuestra verdad vuelta cenizas”, “que no se nos lleven la verdad para otro lado”.

Esas fueron algunas de las expresiones con las que las víctimas de Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, expresaron durante meses su temor porque su extradición a Estados Unidos pueda dejar en la impunidad las investigaciones que se siguen en su contra en Colombia.

Y el primer paso para que esas sensaciones se puedan hacer realidad se dio en la tarde de este miércoles, 4 de mayo, cuando el capo del Clan del Golfo fue montado en un avión en el Comando Aéreo de Transporte Militar (Catam) para ser enviado a las autoridades de Estados Unidos.

Antecedente: Bajo un fuerte dispositivo de seguridad, a Otoniel lo están extraditando este miércoles a Estados Unidos

Otoniel fue enviado a territorio norteamericano por delitos relacionados con narcotráfico. El requerimiento de la Corte del Distrito Sur de Nueva York es por concertarse presuntamente con múltiples socios en Colombia, Venezuela, Ecuador, Guatemala, Panamá, Honduras, Costa Rica, Nicaragua y México, entre otros lugares, para elaborar y transportar miles de kilogramos de cocaína desde nuestro país a través de Centroamérica y México con destino final a Estados Unidos.

Otoniel rindiendo testimonio ante la JEP.

Pero este es precisamente el punto de la discordia y la preocupación de las victimas pues Úsuga también es investigado por homicidio agravado, desaparición forzada, secuestro simple, secuestro agravado y terrorismo, entre otros delitos, pero en Colombia.

“No hemos aprendido las lecciones del pasado. A las víctimas y a la sociedad colombiana se le oculta la verdad real y procesal. Unos pocos se benefician de la verdad en los Estados Unidos, que solo es de tráfico de drogas, y de entrega de dineros y de rutas. Y acá, nos seguimos quedando con mentiras que hacen que todo sea peor”, expresó un vocero de las víctimas que prefirió mantener su anonimato.

Pero, ¿qué pasará con los procesos que en Colombia hay contra el narcotraficante más poderoso de los últimos años en el país?

Otoniel, según información entregada a la Corte por la Fiscalía y la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijín), tiene cientos de actuaciones judiciales en su contra por diferentes conductas. Entre estas se encuentran más de 100 activos (con y sin sentencia) y más de 70 inactivos. Además, 7 condenas.

Lea también: Hay más de 600 vacantes para trabajar en Antioquia

Para evitar que estos procesos queden en la impunidad el fallo de la Corte que avaló la extradición dejó como condición de entrega 2 cosas: que Otoniel pueda mantener comunicación directa con las autoridades para contar su versión del conflicto y respetar el derecho a las víctimas; y que, una vez cumpla su condena en ese país sea deportado a Colombia para que pague por el resto de sus crímenes cometidos en el país.

Además, de lo anterior el abogado penalista Marlon Díaz explica que los procesos judiciales que se siguen en Colombia deben desarrollarse bajo la figura de persona ausente.

¿Y sus contribuciones en el sistema integral de paz?

Aunque la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) rechazó el sometimiento de Otoniel, en la que el capo pedía que se le aceptará en su calidad de tercero civil responsable de violaciones a los derechos humanos en el marco del conflicto, este hombre ha estado declarando ante esta jurisdicción como testigo en los casos 04 sobre Urabá y 03 por falsos positivos.

Estas se han desarrollado en el marco de denuncias sobre las interferencias de la Policía en las audiencias, que llevaron a que la JEP abriera un incidente de desacato contra el director de la Dijín, general Fernando Murillo.

Otoniel también ha estado declarando en la Comisión de la Verdad en el marco de una serie de conversaciones en el proceso que tiene la Comisión de esclarecer los patrones del conflicto armado.

En los testimonios que ha entregado el jefe del Clan del Golfo vinculó a personajes públicos y a altos mandos militares con grupos paramilitares. En la lista están, por ejemplo, el ex gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez; el senador de la República, Miguel Ángel Pinto; el ex ministro del Interior y de Justicia y exembajador, Sabas Pretelt de la Vega, y el ex director del DAS, Jorge Noguera Cortes, entre otros.

Esta contribución también ha enfrentado dificultades pues el pasado 19 de febrero la Comisión denunció que personas sin identificar robaron las grabadoras digitales que esta entidad usó en una entrevista con Úsuga David.

También le puede interesar: Robaron grabadoras usadas en entrevista a Otoniel

Ambas contribuciones, de acuerdo con el abogado Marlon Díaz, deben continuar de manera célere “y esperamos con toda la colaboración además de las autoridades de ambos países para efectos de que aprovechando la virtualidad y las nuevas tecnologías ese proceso de colaboración no se interrumpa”.

Antecedente: Esta fue la declaración con la que Otoniel enlodó a Luis Pérez ante la JEP

En ese caso las condiciones de la entrega de la Corte también benefician ambas contribuciones pues la Corte exige que Otoniel pueda mantener comunicación directa con las autoridades para contar su versión del conflicto y respetar el derecho a las víctimas.

La captura de Otoniel se hizo efectiva el 23 de octubre de 2021 en el corregimiento La Pita, en Turbo, Antioquia, por miembros de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol de la Policía Nacional, así como del Ejército, la Infantería de Marina y la Fuerza Aérea.

Dairo Antonio había sido pedido en extradición 2 veces. La primera fue el 25 de septiembre de 2015 por los delitos de tráfico de narcóticos, concierto para delinquir con fines de narcotráfico, concierto para cometer homicidios y porte ilegal de armas. Pero por razones procesales Estados Unidos retiró el requerimiento.

La segunda vez fue el 23 de noviembre de 2021 cuando Otoniel ya había sido capturado en ese mismo año y esta vez lo requerían por los delitos de concierto para delinquir y narcotráfico.

Con información de Colprensa.