Los condenaron por secuestrar a un taxista

De izquierda a derecha: Jhon Edison Tuberquia Aguirre, Daniel Jiménez Quigua, Sergio Andrés Pérez Muriel. /FOTOS: FISCALÍA.

Cuatro sujetos fueron condenados a 10 años y un mes de prisión por secuestrar a un taxista, robarle su vehículo y cometer un asalto en el occidente de Medellín.

Se trata de Jhon Edison Tuberquia Aguirre, Daniel Jiménez Quigua, Sergio Andrés Pérez Muriel y Luis Mateus Mosquera Bitar. Los hechos por los que fueron sentenciados ocurrieron el 13 de junio de 2020.

De acuerdo con la Fiscalía, uno de los sujetos antes mencionados tomó un servicio de taxi y le pidió al conductor que lo llevara a un sector ubicado entre los barrios Belencito y Corazón, en la comuna 13.

También puede leer: Motociclista falleció al chocar con un bus

Al llegar a su destino, el taxista fue interceptado por el resto de los sujetos, quienes lo amenazaron con un arma de fuego y lo obligaron a internarse en una zona boscosa, donde lo mantuvieron retenido durante 3 horas. Además le robaron el celular y dinero en efectivo.

El ente investigador precisó que mientras el taxista estuvo secuestrado, estos cuatro sujetos se fueron en el vehículo para un establecimiento comercial del barrio Laureles y allí intimidaron con armas de fuego a los trabajadores del lugar y les robaron dinero en efectivo y sus celulares.

Posteriormente, los delincuentes escaparon del sitio en el mismo taxi. Pero un testigo del hecho informó a la Policía sobre lo sucedido y el automotor fue ubicado en el centro de Medellín, donde fueron capturados los cuatro hombres.

También puede leer: ¡Qué totazo! Alimentador del metro chocó contra un carro y una moto

En el procedimiento, los uniformados también incautaron un arma de fuego y un arma de fogueo y recuperaron los celulares robados, que fueron avaluados en varios millones de pesos.

A Tuberquia Aguirre, a Jiménez Quigua, a Pérez Muriel y a Mosquera Bitar les imputaron cargos por los delitos de porte ilegal de armas de fuego, hurto calificado y agravado, secuestro simple y uso de menores para la comisión de delitos.

Ellos pactaron un preacuerdo con la Fiscalía, mismo que fue avalado por el Juzgado 16 Penal del Circuito de Medellín, que emitió la sentencia condenatoria.