Extraña muerte de un bebé de 10 meses

El pequeño fue trasladado por sus familiares a la Unidad Intermedia de SantoDomingo Savio, donde llegó sin signos vitales. /FOTO: SANTIAGO OLIVARES TOBÓN.

Los familiares de un bebé de 10 meses de nacido llegaron a los gritos a la Unidad Intermedia de Santo Domingo pidiendo que hicieran algo por él, luego de ahogarse con un yogur. Cuando los médicos lo verificaron, se dieron cuenta de que el pequeño no tenía signos vitales.

También le puede interesar: Le quitan bienes al GDO Robledo y descubren alianza para monopolizar la venta de gas propano en Medellín.

El menor fue trasladado el pasado viernes desde un barrio de la comuna 3 (Manrique), nororiente de Medellín, después de que estuviera bajo el cuidado de su padre, mientras su madre iba a hacer unas diligencias médicas.

“La mamá me lo dejó a cargo y yo lo vi como muy mal. Le empecé a dar un yogur y de un momento a otro comenzó a botar una flema toda extraña. Luego comenzó a convulsionar y de una pedí ayuda. Una familiar lo vio muy mal y arrancamos con él para el hospital”, relató un pariente del pequeño.

La muerte de este bebé quedó por establecer y aunque no presentaba signos de violencia, la Policía precisó que hay registros de otra consulta médica, producto de algunas lesiones, al parecer de una agresión.

El comandante de la Policía Metropolitana, general Javier Josué Martín, comentó que “el papá estaba a cargo del bebé y lo lleva al centro asistencial porque se había ahogado. Es de aclarar que lo habían llevado anteriormente al centro asistencial, y en la primera ocasión tendría unas manifestaciones de violencia”.

Las complicaciones del pequeño se registraron dentro de una vivienda donde residía el papá, construida con láminas de zinc y paredes de madera, dentro de una habitación que no supera los 20 metros cuadrados.

Según lo relatado por los familiares del pequeño a Q’HUBO, el menor habría sido víctima de varios hechos de violencia dentro de su hogar, donde vivía con su mamá y sus 3 hermanos, todos mayores. Este se encontraba ubicado en otro sector del mismo barrio.

“Hace unos días le pregunté a la mamá sobre lo que le había pasado al niño en la frente, porque tenía una lesión muy grande, y me dijo que se le había le caído de la cama. Sin embargo, hay sospechas de que lo maltrataban”, expresó el pariente del menor.

Las autoridades ya investigan a los padres del menor para esclarecer lo ocurrido con este bebé.