Expresidente Uribe pidió toque de queda y Cepeda le respondió recordándole que está detenido

/ FOTO: COLPRENSA

En su cuenta de Twitter el expresidene Álvaro Uribe recomendó que en en las ciudades donde se vienen produciendo desmanes, tras la muerte del estudiante de Derecho Javier Ordóñez en Bogotá, debería haber militarización y se debería implementar la medida del toque de queda.

“Mejor toque de queda del Gbno. Nal; fuerzas armadas en la calle, con sus vehículos y tanquetas; deportación de extranjeros vándalos y captura de autores intelectuales; mejor que muertos, policías heridos, que destrucción de CAIS, riesgos a transmilenio y al tranvía de Medellín”.

 

Esta propuesta, de inmediato, produjo la reacción del senador del Polo Democrático, Iván Cepeda, quien comentó que el expresidente se encuentra en calidad de detenido.

Cepeda afirmó: “El exsenador Uribe es hoy un ciudadano privado de la libertad, quien está siendo investigado por delitos muy graves. No es un sujeto político en ejercicio pleno de su actividad, por lo tanto, el que esté dando instrucciones autoritarias al Gobierno sobre cómo gestionar esta crisis es una bofetada a la justicia, a la Constitución y a la ley. El ciudadano Álvaro Uribe debe respetar a la justicia”.

 

Por su parte, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, le pidió a la ciudadanía que se someta a un toque de queda pedagógico y voluntario para evitar que se sigan presentando los desmanes en los que los vándalos han tenido en la mira no solo las instalaciones policiales sino el amoblamiento urbano y el servicio público y masivo de transporte.

En Medellín el alcalde Daniel Quintero dijo que no se van a permitir los abusos policiales, pero tampoco se va a dejar que unos cuantos vándalos acaben con la ciudad.

Se preguntó el mandatario de los medellinenses “¿qué necesidad tenían de dañar los paraderos de buses, los semáforos y locales comerciales de personas que apenas se están tratando de levantar de la pandemia y ahora tienen que salir a buscar plata que no tienen para reparar los daños”.

 

“Claro que había que protestar, pero toda protesta que no es pacífica es contraproducente. Ayer millones de personas decían necesitamos cambios en la Policía, necesitamos proteger las vidas, pero hoy millones de personas en el país les están pidiendo a sus alcaldes mano firme y más policías, para poder controlar a los vándalos que se dedicaron a robar y hacer daños”.

Daniel Quintero, alcalde de Medellín.