Estas son las rutas para las pruebas piloto desde el aeropuerto Olaya Herrera

A comienzos de agosto el alcalde de Medellín aprobó la reanudación de vuelos desde el aeropuerto Olaya Herrera y solo faltaba el permiso del Mininterior. /FOTO: ARCHIVO.

Para la prueba piloto de reapertura del aeropuerto regional Enrique Olaya Herrera de Medellín se acordaron 7 rutas.

Una vez se informó por parte del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, sobre la respuesta positiva del Ministerio del Interior a su solicitud de autorización del plan para reanudar operaciones en este terminal aéreo, se reveló que los destinos de los vuelos serán las ciudades de Armenia, Cúcuta, Montería y Pereira; el municipio de Tolú, en Sucre; la isla de San Andrés y las poblaciones antioqueñas de Urrao, El Bagre y Caucasia.

Se indicó que para reiniciar la actividad comercial desde el Olaya Herrera solo hace falta el acuerdo con las aerolíneas y se espera que ello ocurra la semana entrante.

La empresa Easyfly ya opera 4 rutas desde que el Gobierno autorizó la reapertura de aeropuertos locales. Lo hace con aviones que garantizan la renovación del aire durante el vuelo. /FOTO: CORTESÍA.

De igual forma se anunció por parte de la aerolinea Easyfly que desde el próximo lunes 24 de agosto reactivará la ruta Rionegro-Cúcuta, con sus aviones ATR-42, con capacidad para 26 pasajeros.

Este será el cuarto destino que reactiva la aerolínea. Como se recordará el primero fue con vuelos entre Cúcuta y Bucaramanga, el pasado 21 de julio, y el segundo y el tercero el 18 de agosto con vuelos entre Bucaramanga-Rionegro y Rionegro-Pereira.

“Bajo riesgo de contagio”

Entre tanto el Ministerio de Salud dijo que en el marco de la flexibilización del aislamiento preventivo y las aperturas graduales, el Gobierno nacional dispuso la apertura de algunas rutas aéreas, tras identificar que los vuelos son de bajo riesgo ante la probabilidad de contagio por coronavirus.

Para Carlos Álvarez, médico infectólogo y asesor del Gobierno nacional para el Covid-19, cuando se habla del riesgo de infección en los aeropuertos y aviones hay que tener en cuenta 2 aspectos. “El primero es que existe el mito de que una persona asintomática puede transmitir el virus a todas las personas de un avión  por estar encerrados, sin embargo, esto no es así”, indicó. 

Al respecto, el experto explicó que teniendo en cuenta el sistema de ventilación de los aviones, el riesgo real es solo para los que están sentados cerca a una persona asintomática y, además, va a depender  también de la enfermedad. Generalmente entre más síntomas, más riesgo  de transmisión.

Otra variable importante es el tiempo de exposición, entre más largo el viaje, mayor riesgo. Normalmente muchos brotes descritos aparecen en vuelos largos de más de 3 horas. Para tener en cuenta, en Colombia la mayoría son de menos de 1 hora.

Esto lo reafirma una investigación internacional (Barnett, 2020), que concluye que la probabilidad que un viajero se infecte de Covid-19 en un vuelo nacional de 2 horas, usando tapabocas y con el avión lleno (excepto las sillas del medio) es de una persona por cada 7700.

Sin embargo, explicó Álvarez, la duda surge porque en muchos países el virus llegó a través de vuelos con la entrada de personas contagiadas desde los países de origen, no en los aviones.

El segundo punto para tener en cuenta es que los aviones tienen esquemas de bioseguridad muy potentes. Por ejemplo el aire pasa por un filtro Hepa (high efficiency particulate air filter), el cual atrapa el 99 % de las partículas de 0,1 a 0,3 micrómetros de diámetro, y elimina hongos, bacterias y grandes partículas virales.

Incluso las que miden entre 0,01 y 0,1 micrómetros usualmente permanecen unidas a partículas de polvo, proteínas o gotas de secreciones con diámetros lo suficientemente grandes para ser filtradas, según destaca una investigación del mismo Álvarez.

Otro aspecto para tener en cuenta es que en los aviones el recambio de aire por hora es de 15 a 20 veces mayor que el de un edificio de oficinas y cada ciclo elimina cerca de 63 % de los microorganismos en aerosoles; por consiguiente, los filtros eliminan el 99,9 % de los microorganismos introducidos por los pasajeros.