En los buses no han permitido más gente

Según los conductores de buses, las dificultades para cumplir los protocolos de bioseguridad en el transporte colectivo están en las horas pico. /FOTO: JAIME PÉREZ.

Los conductores de bus coinciden en un punto… en las horas pico es un “despelote” el control de los protocolos de bioseguridad en el transporte público y muchas de las rutas pasan por encima del aforo permitido.

Y eso que ayer se logró que ese aforo pasara del 35 % al 50 %, pero ojo, ese permiso solo lo tienen los sistemas de transporte masivo y aplica entonces, por lo pronto, para el metro, las líneas de cables, el tranvía de Ayacucho, el Metroplús y los servicios alimentadores de las cuenca 3 y 6.

La medida fue aplaudida por el director del Área Metropolitana, Juan David Palacio, pero dejó reparos sobre las decisiones que deben adoptarse en el sistema colectivo, que no es más el que corresponde a buses y busetas que recorren la región.

Antecedente: ¡Pilas! El metro aumentó a un 50 % la ocupación en todo el sistema.

“Tenemos observaciones en el sentido que es necesario que contemplen al sistema colectivo, que corresponde a las ruta que circulan en nuestro territorio, seguimos convencidos de que el transporte colectivo tiene la capacidad para ofrecer la limpieza que permita garantizar la movilización de los pasajeros sin mayores dificultades”, comentó.

/FOTO: JAIMEPÉREZ.

Clamor no escuchado

Pero tal parece que aumentar el aforo en los buses tendrá que seguir esperando, ya que el presidente de la Asociación de Transportadores del Valle de Aburrá, Juan Gonzalo Merino, confirmó que en el sistema colectivo el aforo seguirá al 35 %, hasta tanto las autoridades competentes dicten nueva regulación.

Pero aclaró que el panorama crítico en horas pico se seguirá viendo, porque a pesar de que se intenten cumplir protocolos de bioseguridad son muchas las personas que hacen caso omiso a las recomendaciones de los mismos conductores.

De ahí, el llamado que ha hecho esta asociación, para que los empresarios implementen horarios escalonados para el ingreso y salida de sus empleados, porque de lo contrario el aforo en los buses sobrepasará incluso el 50 % ya permitido en los sistemas de transporte masivo.