El sospechoso les dijo a las hijas de la víctima que se había ido a vivir a otro lado, pero era falso, la habían asesinado

Decirle mediante mensajes en redes sociales a las hijas de su difunta compañera sentimental que esta su madre las había abandonado, sumado a los videos del motel donde fue encontrado el cuerpo de la víctima, fueron elementos claves que permitieron a los funcionarios de la Sijín de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá (Meval) identificar a Wilson Alberto Valdés Rivera como presunto responsable del asesinato de María Emilse Vélez Sánchez.

La situación que tiene en apuros con la justicia a este hombre ocurrió el pasado 14 de agosto en el interior de un motel, ubicado en el barrio Sevilla, a la altura de la calle 73 con la carrera 51.

/FOTO: SANTIAGO OLIVARES TOBÓN.

Dijo que iría por comida

A eso de las 12:30 de esa tarde, María Emilse ingresó a la residencia acompañada por quien “parecía su compañero sentimental”, dijo el comandante de la Meval, brigadier general Eliécer Camacho Jiménez. Momentos después el hombre salió e indicó que pronto volvería porque iría a conseguir algo de comer.

Las horas pasaron y no se volvió a saber nada del hombre, hasta que una trabajadora del lugar ingresó a la habitación y encontró el cuerpo de la mujer, de 46 años de edad. Durante la inspección judicial los peritos determinaron que la muerte se produjo mediante asfixia mecánica.

Trató de despistar a la familia

“Esta persona (Wilson Alberto) posteriormente le escribió por las redes sociales a las hijas de la víctima manifestándoles su pesar por la pérdida de la mamá, que ella había decidido tomar otra vida, que no se preocuparan, que ella estaba bien”, reveló el alto oficial.

Sin embargo, al otro día del homicidio el cadáver fue identificado y los parientes se enteraron del trágico fin de esta mujer.

Durante la investigación, los funcionarios de la Sijín fueron informados por los familiares de la víctima que María Emilse “tenía un compañero sentimental que era una persona que constantemente la amenazaba, que constantemente le manifestaba que si tenía otra persona la iba a maltratar o asesinar”, dijo Camacho Jiménez.

Fue así que tras 12 días de una ardua investigación, Valdés Valderrama fue ubicado en una vivienda de Manrique y posteriormente capturado como sospechoso de la muerte de Vélez Sánchez.