El raro discurso de Kanye West como candidato a la presidencia de EE.UU.: “Casi mato a mi hija”

El rapero Kanye West protagonizó este domingo su primer acto de campaña tras anunciar su candidatura a la Presidencia de EE.UU.

Vestido con un chaleco antibalas con la palabra “seguridad” escrita delante, el rapero dio un discurso bastante enredado y raro ante cientos de personas, que estaban obligadas a llevar tapabocas para protegerse del contagio de coronavirus.

Preguntado desde la audiencia sobre el aborto, West se puso a llorar al recordar cómo su padre quiso interrumpir el embarazo de su madre y que él pensó en hacer lo mismo cuando su esposa, Kim Kardashian, se quedó encinta. “Casi mato a mi hija”, dijo.

El rapero precisó que cree que el aborto debe ser legal, pero propuso algo llamado “aumento máximo”, que consistiría en dar “un millón de dólares o algo así” a las mujeres que tuvieran un bebé para disuadirlas de interrumpir su embarazo.

Algunos pensaron que su idea de lanzarse a la Presidencia de EE.UU, era solo por publicidad, pero parece que la cosa va en serio.

El ganador de 21 Grammys se pronunció además en contra de un mayor control de armas al afirmar que “disparar pistolas es divertido” y que si la gente dejara de tener armas otros países podrían invadir EE.UU. y “esclavizar” a su población.

No está claro qué futuro puede tener la campaña del rapero, que hasta hace apenas unas semanas apoyaba fervientemente a Trump, porque el plazo para registrarse ya ha expirado en media docena de territorios y los requisitos son complicados en otros.

Pero West ya registró la semana pasada su comité de campaña electoral en la Comisión Federal de Elecciones, y bautizó su partido como BDY -abreviatura en inglés de “birthday” (cumpleaños)- porque, según dijo a Forbes, “cuando gane (las elecciones) será el cumpleaños de todo el mundo”.