Andrés y Valentina, los novios colombianos que murieron en el trágico accidente en paseo a Machu Picchu

Andrés y Valentina vivían en Bogotá y sostenían una relación sentimental desde hace 2 años. Les encantaba viajar.

Silvia Valentina Pineda y su novio, Danilo Andrés Argüello González.
Andrés y Valentina vivían en Bogotá.

El pasado domingo, en medio de un fatal accidente ocurrido en carreteras peruanas, 4 personas perdieron la vida. Murieron luego de que el vehículo en el que se transportaban rodara por un abismo. Entre los muertos estaban los novios colombianos Andrés y Valentina.

Danilo Andrés Argüello González y Silvia Valentina Pineda sostenían una relación sentimental y salieron desde Bogotá para cumplir el sueño de conocer las ruinas de Machu Picchu, la emblemática ciudad de la cultura Inca.

La joven pareja logró su cometido, pero fue en el camino de vuelta que ocurrió la tragedia que acabó por segarles la vida. Q’HUBO habló ayer con la madre del joven fallecido. Esta es la historia.

No deje de leer: La borrachera de Lina Tejeiro, otra vez, en el Rancho MX de Luisa Fernanda W y Pipe Bueno

¿Qué sucedió?

Tras visitar Machu Picchu, la pareja decidió que se devolverían a la capital peruana, Lima. Lo hicieron contratando el servicio de una van que ofrecía el servicio de transportar turistas.

“Mi hijo me llamó el sábado a las 8:00 de la noche y me dijo que se iban a devolver para Lima, pero que iban a irse en una van porque les salía más barato que tomar un tren, eso fue lo último que él me dijo”, nos contó ayer Mary González, madre de Danilo Andrés.

“El domingo no nos comunicamos, el lunes tampoco y a mí se me hizo raro pero yo guardaba la esperanza de que mi hijo no me llamaba porque estaba en un sitio donde no había señal y no le salían las llamadas. Siempre guardé la esperanza de que él estuviera pasándola bien”, continuó su relato la angustiada madre a la que, a esas alturas, su sentido maternal le decía que algo no andaba bien con su hijo.

El vehículo que tomaron al menos 20 turistas provenientes de Francia, Israel, Argentina, Grecia, Colombia y Holanda, entre otros países, se movilizaba en una zona conocida como Abra Málaga, a 105 kilómetros aproximadamente de la ciudad de Cusco.

El triste final de Andrés y Valentina

El siniestro ocurrió cerca de las 7:00 de la noche del domingo en el kilómetro 134 de la ruta que del Cusco conduce a Quillabamba. En dicho punto la visibilidad es escasa por la densa capa de neblina que cubre los vehículos que por allí transitan.

En medio de ese corredor vial pasaba el vehículo donde Andrés y Valentina se movilizaban cuando el conductor perdió el control del mismo. El carro terminó volcado y cayó por un abismo de unos 100 metros.

Iban 20 personas, 2 turistas locales, el conductor y 17 extranjeros. Hasta el punto llegaron servicios de emergencia que trasladaron los heridos a centros asistenciales y se encargaron de la identificación de los cuerpos y del posterior proceso de repatriación de los cadáveres. En el siniestro también falleció otro ciudadano colombiano, identificado como Camilo Alberto Jurado Pabón.

Así quedó la van donde se transportaban los turistas.

Danilo Andrés trabajaba en un call center desde hace algún tiempo, tenía 26 años y vivía en el barrio Atahualpa (Fontibón) junto a su familia. Con Valentina llevaban 2 años de relación . Disfrutaban viajar juntos y este último viaje que realizaron lo llevaban planeando durante meses.

La familia de Andrés se enteró al día siguiente: “Yo supe hasta el lunes por la noche, cuando llegué del trabajo mi otro hijo me contó que se había enterado desde temprano, pero por consideración no me había dicho nada hasta que regresara a casa. Y desde ahí todo ha sido muy duro para nosotros”, cuenta ella.

También le puede interesar: ¡Qué locura! Un hombre hace vida con su ‘esposa’ e ‘hijos’ de papel maché

El proceso de repatriación implica un trámite que debe pasar por varios entes gubernamentales de ambos estados y en el proceso la familia debe asumir costos que en este momento les es muy complejo asumir.

“No tenemos claro cuándo los traen, puede ser a final de esta semana o hasta la otra, afortunadamente hay mucha gente que nos está colaborando desde distintos puntos para lograr traer los cuerpos lo antes posible y poder enterrarlos como se merecen”.

La familia Argüello González agradece la asesoría o apoyo que los ciudadanos puedan brindarles comunicándose al 321 249 3687.

Camilo Tovar / Q’HUBO Bogotá.