A quienes figuran como propietarios de Babilonia, el edificio que desmontaron en Itagüí, les está llegando el impuesto predial

El edificio Babilonia fue desalojado el 27 de junio de 2018, por las fallas graves que presentaba en su estructura./ FOTO: JUAN ANTONIO SÁNCHEZ.

Las 35 familias damnificados por la demolición del edificio Babilonia, de Itagüí, expresaron su voz de rechazo porque sin que sus apartamentos hubieran quedado con un solo muro en pie, les están llegando las facturas del cobro del impuesto predial.

Recordaron que desde la Administración de Itagúí una vez el edificio quedó en el suelo les dijeron que no les iban a hacer cobros del predial, por lo que consideran que esta promesa se está incumpliendo.

El concejal Andrés Caro recordó que estos compromisos los adquirió el anterior alcalde de la población León Mario Bedoya, pero como no actuó en nombre propio sino de una Administración, la actual Alcaldía debe respetar esas promesas.

Agregó que hay que ser más sensibles con estas 35 familias que perdieron mucho con el desmonte de Babilonia, por fallas estructurales, y muchas siguen con sus obligaciones bancarias.

Esta es una de las facturas que, según los expropietarios de apartamentos de Babilonia, les siguen llegando.

Al respecto, Óscar Muñoz, secretario Jurídico de Itagüí, respondió que ya a los habitantes de Babilonia les han informado que si tenían varios inmuebles a nombre de ellos deberían acercarse a la Oficina de Rentas para que les descargaran el de Babilonia aparte, con el fin de darle un tratamiento diferente a los de las otras propiedades.

Advirtió el funcionario que aún no le han podido dar tratamiento a este tema porque no se ha terminado de resolver la situación jurídica ante las investigaciones que están llevando la Superientendencia de Sociedades y la de Notariado y Registro, así como la Oficina de Industria y Comercio del municipio.

“Ese tema debe quedar resuelto este año, porque en la Secretaría Jurídica tomamos la decisión de que vamos a avanzar en la solicitud de que esos bienes los descarguen de la Ventanilla Única de Registro, Vur, de la Oficina Virtual de Registro para que dejen de aparecer en la vida jurídica y poderlos dar de baja”, aseveró.

Recordó que es posible que la factura les siga llegando, pero no les va a generar cobro coactivo ni intereses y esto va a ser así hasta que no tengan la decisión definitiva de Notariado y Registro y que desaparezcan esos inmuebles de la Matrícula Inmobiliaria.

“Pero este mismo año, con la ayuda de Dios, esperamos que quede resuelto”, concluyó Muñoz.

Luego de presentar fallas en su estructura el edificio Babilonia fue evacuado el 27 de junio de 2018 y luego desmontado, trabajos que concluyeron en octubre de 2019.