A Pablo lo citaron para matarlo en una calle de Itagüí

En la zona donde ocurrió el crimen tiene injerencia el grupo delincuencial organizado La Unión. /FOTO: CORTESÍA

Cuando se tomaba una cerveza en un establecimiento comercial, delincuentes llegaron al lugar y sin mediar palabras dispararon contra Juan Pablo Londoño Calle.

El ataque criminal que acabó con la vida de Pablo, como popularmente era llamado esta persona de 37 años de edad, sucedió la noche del viernes anterior en el barrio Las Asturias, del municipio de Itagüí, a la altura de la carrera 46 con calle 47.

Lo citaron

La víctima había llegado a eso de las 7:15 de la noche al barrio a cumplir una cita, al parecer para hablar con alguien conocido, indicaron fuentes judiciales. Londoño Calle se encontraba a las afueras de una tienda, cuando fue baleado. “Según informó la comunidad, llegaron (los delincuentes) a pie, doblaron la esquina y de una lo ultimaron”, dio a conocer el comandante operativo (e) de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá (Meval), coronel Daniel Mazo Cardona.

Los delincuentes salieron corriendo, mientras que Londoño Calle quedó tendido en el andén, al frente del establecimiento comercial.

Había estado en la cárcel

Las causas que llevaron a que los delincuentes acabaran con la vida de Juan Pablo se encuentran en investigación, sin embargo ya existe una línea investigativa basada en su pasado judicial.

Según el comandante de la Meval, brigadier general Eliécer Camacho Jiménez, “esta persona tiene 3 anotaciones que tienen relación directa con algunas actividades criminales de su pasado. Si bien es cierto que no es una motivación (para asesinarlo), sí es una guía que los investigadores generalmente tienen para poder verificar cuál pudo haber sido la motivación de ese asesinato”.

37 años era la edad que tenía Juan Pablo Londoño Calle, asesinado en Itagüí.

La víctima había tenido problemas con la justicia por los delitos de concierto para delinquir, tráfico de estupefacientes, utilización de menores para la comisión de delitos y enriquecimiento ilícito de particulares.

Q’HUBO también conoció que había sido capturado en el año 2014, casualmente por el hoy secretario de Seguridad del municipio de Itagüí, Rafael Andrés Otálvaro Sánchez, cuando era agente de la Policía Nacional. Juan Pablo fue judicializado y condenado a 6 años de cárcel, los cuales los pasó en el centro penitenciario del Espinal, Tolima. Igualmente se supo que el hombre en la actualidad se encontraba viviendo en el municipio de Rionegro, Oriente antioqueño.

Hay recompensa

Por estos hechos, el secretario de Seguridad del municipio informó que se encuentran ofreciendo hasta 13 millones de pesos a cambio de información que permita dar con el paradero de los asesinos. Igualmente indicó que seguirá trabajando para combatir la delincuencia que afecta el municipio.