Valeria Ramírez, el talento paisa que conquistó el fútbol kazajo

Valeria Ramírez Arbeláez pasó de Nacional a Emelec (Ecuador) y de ahí a Biik Shymkent de Kazajistán.

La guardameta colombiana vivirá su segunda experiencia en el exterior. /FOTOS: CORTESÍA

Valeria Ramírez Arbeláez, una antioqueña de ‘pura cepa’, es una muestra más del talento de nuestras futbolistas.

Su brillo y seguridad bajo el arco, le permitieron a esta oriunda de Rionegro traspasar fronteras y convertirse en la primera colombiana en jugar la liga femenina de Kazajistán. ¡Qué calidad!

También le puede interesar: Linda Caicedo ya luce la camiseta blanca del Real Madrid 

“Ni en mis sueños más locos me imaginé llegar a este país, pero estoy muy contenta y orgullosa por lo que he conseguido”, contó la exguardameta de Atlético Nacional, a Q’HUBO.

Valeria Ramírez

Valeria dejó a un lado el rico clima de Rionegro, la bandeja paisa y su familia para volar al otro lado del mundo (12.948 kms hay entre Medellín y Kazajistán).

Allá cambió el “hola” por “privet” y espera triunfar en el fútbol junto al Biik Shymkent, club histórico y ganador de este país (30 títulos).

Así ha sido la vida de Valeria tan lejos de casa

“El cambio es bastante fuerte, empezando por el idioma y sus letras.

Aquí medio hablan inglés, pues sus 2 idiomas oficiales son el kazajo y el ruso, entonces he recurrido a las señas y el traductor porque paisa no se vara”, afirmó la arquera de 25 años.

“La comida no es tan exótica como uno piensa, solo cambia en la sazón. Aunque lo más raro que he probado es el shubat, una bebida que es de leche fermentada de camella; suena feo, pero sabe rico, algo parecido a una colada”.

Añadió Valeria
Valeria nos contó qué es lo que come al desayuno. /VIDEO: CORTESÍA

¿Usted se ha emocionado por ver una piña? No creo; pero Valeria sí. “Hoy (ayer) vi una piña y me dio mucha felicidad, pues el tema de variedad de frutas es limitado. He extrañado mucho el manguito y varias frutas; aunque espero que no me ofrezcan jugo de guanábana, puedo vivir sin eso, jajaja”, contó la jugadora del Biik.

Por otro lado, esta calidosa está sorprendida con lo diferente que es este pedazo grande del mundo, pues no es como nosotros nos imaginamos.

“Todo es totalmente diferente a lo que uno piensa antes de venir. Yo creía que no se bañaban, pero nada que ver. Son súper aseados, organizados y todo es muy limpio. También había escuchado, y estaba preocupada, que en vez de limpiarse con papel higiénico, lo hacían con agua, pero sí hay papel; bueno, en Turquía si no existe el papel”, expresó sorprendida.

También le puede interesar: Con golazo de Miguel Ángel Borja, River Plate se clasificó a la final y se verá las caras con Boca Juniors

Por ahora, esta antioqueña que se hace entender de su D.T. y compañeras mediante señas, traductor y un poco de inglés, sueña con mostrar su casta, ganarse un espacio en la titular del Biik, jugar la Women’s Champions League, torneo que su equipo ha disputado en 11 ocasiones, y dejar en alto el nombre de Antioquia y Colombia.